jueves, 31 de octubre de 2013

La sauna


El último sábado de junio me encontraba en Madrid. Llevaba toda la semana trabajando y disfrutando de la compañía de varios blogueros. Fui al teatro y a exposiciones, paseé por la abarrotada Gran Vía y me perdí entre las calles de Chueca y Malasaña, conocí Vallecas y disfruté de la compañía de mi amiga Roxana y sus amigos. Pero sorprendentemente el sábado todos tenían planes y desaparecieron dejándome solo, así que mi proyectado plan de conocer la vida nocturna de Chueca se desvaneció sin remedio.

Las calles estaban abarrotadas de grupos que reían ruidosamente y entré en algún bar a tomarme una cerveza esperando que algún chico guapo se fijara en mí y me rescatara de mi aburrimiento. Y de hecho lo hicieron. Concretamente dos. El primero era bajito y claramente latino, de sonrisa pícara y ropa juvenil. El segundo rubio, muy joven y con la ropa tan ceñida que mostraba más de lo que ocultaba. Los dos me pidieron dinero.

Cerca de la media noche decidí volverme a la pensión. Ya que no tenía plan para salir al menos me entretendría viendo el partido de fútbol de la final de la Copa Confederaciones. Brasil goleó a España y cada gol fue coreado con alborozo por un grupo de seguidores, supongo que brasileños, que desde el bar de abajo seguían el encuentro. Fue más divertido verlos a ellos salir a la calle a gritar desde la oscuridad de mi balcón que el partido en sí.

Y una idea me rondó por la cabeza. Ir a conocer una Sauna.

Había hablado de ello con Driver GT tomando unas cervezas el jueves. Yo nunca había ido porque no me llamaban la atención, pero convine con él en que las cosas hay que probarlas para poder opinar. Si a eso le sumamos que estuve viendo esa semana una obra de teatro llamada Sauna Paradise que me pareció bastante entretenida a la par que estimulante visualmente, entonces la semilla estaba sembrada.

A pesar de mis dudas y mi desconocimiento escogí, tras mirar por internet, la Sauna Paraíso en la que estaba inspirada la obra de teatro que vi. Estaba a unos diez minutos andando de mi pensión y las guías la indicaban como la más grande y lujosa de Madrid. Público variado pero predominantemente joven. Sonaba bien.

Aún con dudas sobre mi decisión compré una lata de cerveza por el camino a un latero chino para insuflarme ánimos. No tenía claro si era una decisión acertada y un par de veces estuve a punto de darme la vuelta arrepentido de mi excursión nocturna. Eran las dos de la mañana y yo paseaba con una cerveza hacia lo desconocido.

Trece euros fueron el peaje de entrada. Una toalla, unas chanclas y una llave de taquilla, todo empaquetado y servido a través de una ventanilla por un chico marroquí que me miró con desgana, mi atrezzo. En las filas de taquillas estrechas un par de personas me miraron de reojo mientras me desnudaba y me enfundaba la toalla. Dos veces pasaron junto a mi por el angosto espacio rozándome con sus cuerpos de forma ostentosa. Entendí entonces la estrechez del lugar.

Caminé por un pasillo porticado con ventanas a la piscina. Al otro lado tres hombres bastante mayores, sentados en unos butacones, me miraron fijamente evaluándome de pies a cabeza. Era como un desfile de modelos, pero en el que la ropa no es la preocupación de los asistentes. Al fondo unas duchas y un jacuzzi donde los chicos deambulaban como zombies mirándose unos a otros en silencio. Parecían decirse "no eres digno de mi".

Me di una ducha y entré en la sauna de vapor justo cuando salía una pareja. Me senté en la penumbra y esperé en vano que entrase alguien. Mi cuerpo aguantó menos que mi curiosidad. Otra ducha y a la piscina. Allí dos chicos, cada uno en una esquina fijaron su vista en mi entrepierna de forma descarada. En lo alto un chubbie me miró desde el ventanal donde estratégicamente habían puesto una fuente para beber. No sé si esperaban que me acercase yo a ellos o simplemente decidieron que no era la persona adecuada, pero se quedaron en sus rincones mientras yo me sentaba agradeciendo el frescor del agua.

No había demasiada gente y pensé que quizás no era el día ni la hora adecuada, así que me dirigí hacia el bar a tomarme una cerveza y hacer tiempo. En un ordenador junto a las taquillas un chico de unos 30 años consultaba el facebook ensimismado y en el jacuzzi un par de osos se lo estaban montando bajo la atenta mirada de un tercero.

Desde mi banqueta vi pasar más gente que desaparecía tras una cortina oscura que no había visto al entrar e imaginé que tras ella había un cuarto oscuro. Entraban y salían sin parar como si fuese la boca del metro y recuerdo que pensé que no debía estar demasiado animado. Intenté acercarme al jacuzzi pero a los dos osos se había sumado un tercero que intentaba, sin demasiado éxito, participar del ejercicio sexual. Dejaban poco espacio. Para él y para mi.

Entré a la sauna seca un rato y regresé a la piscina acalorado. Un hombre me miró insistentemente pero no supe deducir si quería que me acercase o simplemente era el único en el que podía fijar su mirada. Perdí su atención en cuanto entró otro hombre que sin dudarlo se dirigió hacia él. No tardaron en empezar a manosearse y animarse. Sentado justo enfrente de ellos tuve la sensación de que estaban escenificando un número porno sólo para mi. Entretanto algunos más entraron a la piscina y se fueron rápidamente.

Cerré los ojos y me relajé descansando mis doloridos músculos, agarrotados de toda la semana de trabajo. El desfile continuó. Hombres mayores con ansias en sus ojos y treintañeros dignos que miraban por encima del hombro a los demás.

Unos chavales jóvenes recién llegados se metieron al cuarto oscuro sin dudarlo por otra puerta que tampoco había visto antes, así que antes de que terminara de arrugarme del todo decidí cruzar esa puerta y descubrir lo que ocultaba. Para mi sorpresa no estaba oscuro sino que una luz violácea iluminaba un pasillo desde el que se abrían varias puertas. Apiñados en el corredor unas quince personas paseaban arriba y abajo mirándose unos a otros sin hablar. Me pareció un poco deprimente ese silencio y lo recorrí rápidamente mientras veía en alguna de las cabinas abiertas cuerpos desnudos esperando caridad. Al fondo más sillones ocupados por algunos que habían dejado caer la toalla y se acariciaban de forma que a ellos les parecía provocadora. Para entonces mis deseos se habían ya esfumado totalmente y salí por la cortina del bar camino de las taquillas.

Eran las cinco y media de la mañana y empezaban a llegar los más jóvenes después de una noche de discoteca sin éxito. Mientras me vestía un jovencillo se puso a mi lado a desnudarse sin parar de mirarme. No me habría importado irme con él, pero mi libido se había esfumado ya hacía rato. Me recordó a los chicos que me pidieron dinero hacía unas pocas horas. Le sonreí con un encogimiento de hombros y salí al frío de la noche.

No sé si fue el día, el público, lo aséptico del ambiente o el silencio sólo roto por las miradas, pero en ningún momento me sentí con ganas de lanzarme a algo más que relajarme en el agua. Quizás fuese yo el que no estaba preparado. Quizás lo imaginaba diferente.

Como lugar lúbrico fue decepcionante, pero como spa me pareció una buena opción para relajar a un turista cansado y aburrido.

Supongo que en la entrada les dará igual como lo uses...mientras pagues.



56 comentarios:

  1. Mi experiencia en las saunas es muy parecida a la tuya. He ido un par de veces, pero salí igual que entré.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Veo que con el doble de experiencias se consigue el mismo resultado jajaja. Espero que al menos salieses más relajado como me pasó a mi Josep. Yo al menos luego dormí de un tirón después del rato de spa :)

      Un beso (pasado por agua)

      Eliminar
    2. yo ayer fui a una sauna a valencia y fue excitante soy casado y me gusta mamarla,entre a la sauna u un tio maduro,comenzo a mamarme la polla, y luego yo a el se corrio en mi boca,ytrague toda su meche, me duche y fui al cuarto oscuro,me quede desnudo y comenzaron a tocarme comenze a mamarle a uno la polla muy gorda nome cabia en la boca,y el amigo me puso crema en el culo y me follo,me hizo mucho daño pero se corrieron los dos en mi boca y disfrute comonunca lo habia hecho

      Eliminar
  2. No parece muy sugerente, la verdad...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para mi no lo fue David, pero quien sabe si equivoque el día, la hora o el lugar. Si en Madrid hay tantos locáles que se mantienen es que tienen su público. Quizás yo no sea su cliente adecuado.

      Un beso (que espero que sea más sugerente)

      Eliminar
  3. Yo tampoco he ido a una sauna y mucho tendrían que cambiar mis pensamientos para que acabase yendo a una. Ya sabes que no soy de hacer las cosas por hacerlas, en mi caso sin convicción no hay acción.

    Besos de secano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nunca me habían llamado tampoco a mi la atención Christian, pero aunque la convicción me flaquease siempre he sido de hacer cosas nuevas que me permitan opinar con conocimiento. Y cuando tienes un rato muerto que no sabes que hacer pues ya conoces el refrán: "Cuando el diablo no sabe que hacer mata moscas con el rabo". Refrán que no sé si se refiere a las saunas pero que parece hecho a medida ;)

      Un beso (con convicción)

      Eliminar
  4. Me alegro de que al final decidieses probarlo. Todo depende de la suerte que tengas ese día, y también de tus propias ganas (y con esta frase parece que yo tenga carnet de socio de allí, y nada más lejos de La Coruña). Pero bueno, ya puedes tachar una cosa más de la lista.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también me alegro de que al final fuese Driver GT. Independientemente de que fuese una esperiencia más o menos placentera reconozco que sació mi curiosidad y me permitió ver otra parte del mundo gay que desconocía.

      Ganas no sé si tenía, pero tiempo y curiosidad sí jajaja Pero igual un sábado por la noche no es el día apropiado y hay más movimiento y variedad de gente un jueves por la tarde por ejemplo. Aunque claro, el jueves por la tarde estaba contigo y con Pimpf tomando unas cervezas, que es mejor :)

      Un beso (de pruebas)

      Eliminar
    2. Pero hombre, Driver!!!! ¿cómo se te ocurre dejar a Parmenio sólo en este entuerto? jajajaj! ¿no ves que si le hubieras acompañado todo hubiera resultado muchísmo más divertido?.... Es que, no se os puede dejar sólos... de haber estado yo con vosotros en esa cervecería, nos hubiéramos ido los cuatro a la sauna a pasar la tarde en compañia... jajaaj! Y de paso, rompería todos los mitos pimfianos sobre el tamaño de su Golden Member... jajajajajajajaj!
      Besotes a los tres, putoncetes! que sois unos putoncetes! ¡Irse de cervezas sin avisar a nadie! jajajajaj! ¡ya os vale!

      Eliminar
    3. Es que a veces hay que dejar que los pájaros vuelen solos del nido :D

      Eliminar
    4. Volando encontraras un mundo nuevo
      solo déjate llevar
      Vuela vuelaaaaa

      (Magneto dixit)

      Un beso (a los dos)

      Eliminar
  5. Hace muchos años que no piso una sauna (de estas) Tantos que ellos mismos justifican que ni lo intente. Por algunos comentarios, creí que ahora se habían convertido en refugio de chaperos. Me quedo, entre todo lo que cuentas, con la certeza de que hiciste lo correcto: probar.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé si es refugio de chaperos o no Uno, porque allí la verdad es que nadie me pidió dinero (salvo el de la entrada y el de bar jejeje) pero igual otro día es la "Noche del Chapero" y no vi los carteles jajaja

      Por lo de la edad yo no me preocuparía. Salvo algunos no era yo precisamente el más mayor ;)

      Un beso (saeculum)

      Eliminar
  6. Oh Dios!!! Jajajaja caray! Yo voy a un sauna que esta relativamente cerca de mi casa, va gente de todas las edades, hay una zona común donde se intersectan hombres y mujeres, a mi me agrada lo mucho que aprendo, sobre todo con un grupo de policías retirados que hacen análisis muy serios de la realidad nacional y muy descabellados también! Jajaja te lo contare mas extendido en una entrada! Abrazote Parmenio! Que bueno volver a leerte!!
    Te dan las chanclas ahí? No tienes que llevar las tuyas? Aquí si!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me parece Gary que la sauna a la que sueles ir tu no es del mismo tipo que esta a la que fui yo. Esta es una sauna gay en la que todo el mundo va más o menos como vino al mundo y con intenciones sobre todo lascivas jajaja... y sin mujeres ;)

      Y las conversaciónes "profundas" no se refieren a la realidad nacional sino que tratan temas más... locales y con monosílabos ;)

      Espero tu entrada con impaciencia.

      Un beso (con chanclas)

      Eliminar
  7. Con tu descripción me has trasladado a esos húmedos y estrechos pasillos de saunas gay que, por cierto, también me parece un entorno que mata el morbo, el cual solo puede resucitar cuando muy de tarde en tarde nuestros ojos se cruzan con una mirada llena de deseo; el desahogo esta a la distancia de la cábina más próxima ;-)
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé como son el resto de Saunas Gays Alforte (aunque lo puedo imaginar, que estuve en un hammam de barrio en Fez jejeje) pero la verdad es que ésta era más o menos amplia salvo el laberinto y las taquillas. Me recordo en cierta manera a las recreaciones de las termas romanas con todos entogados ;) Sólo me faltó hacer una libación a los dioses. Concretamente a Baco.

      Yo no tuve la suerte de cruzar esa mirada de deseo con nadie aunque las cabinas estaban disponibles y algunos de allí también :)

      Un beso (y una ofrenda)

      Eliminar
  8. Yo hace años que no piso una. Las veces que he ido, he salido tal y como entré, y la verdad, pagar para no hacer nada no me parece una buena opción.

    Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si tu intención es únicamente encontrar un chico con el que pasar un buen rato efectivamente es mejor el Bender o el Grindr Davichini. Al menos más efectivo. Pero si vas simplemente con curiosidad y tomándotelo como un spa pues tampoco esta mal para un día :)

      Un beso (opcional)

      Eliminar
  9. Nunca he estado en una, en parte por el retraso que sabes tú que llevo en el "despertar gay" y en parte por que me dan un poco de miedo todo ese tipo de sitios, digo yo que será la mente estrecha de tío de provincias, jeje...pero he entendido y sentido muy bien ese deseo que expresas de "probar para saber", y el salir a medianoche con el corazón un poco acelerado para hacer algo desconocido y excitante porque la curiosidad y el querer experimentar son unas de las cosas que nos definen como humanos.
    He hablado con gente cuyas experiencias de sauna han sido más "gratificantes" pero vista la tuya,se me han quitado todavía más las ganas de probar...aunque como dice el romántico Alforte, nunca se sabe donde puedes dar con la siguiente mirada brillante de deseo!!!
    Como siempre, un abrazo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también soy de provincias y de despertar tardío un-angel pero la curiosidad y por qué no, el deseo, hay que procurar siempre saciarlo :)

      Yo no había hablado nunca de saunas con alguien, y mis referencias eran únicamente como lector de webs y blogs donde puedes encontrar todo tipo de opiniones, desde los que las detestan como simple mercado de carne donde saciar los más bajos instintos, a los que las defienden como otro sitio más de ligoteo. Y como bien dices, el salir de noche a un sitio "prohibido" y desconocido siempre tiene un plus de peligrosidad al que los humanos no nos podemos negar. Así que no te influya mi experiencia y te animo a probar un día, que igual encuentras allí esa mirada... o incluso al mismísmo Alforte :)

      Un beso (de provincias, como Trajano)

      Eliminar
    2. ...hombre, si existiese la Alforte-posibilidad, ya me había hecho sauna-adicto, jajajaja...
      Otro beso para ti, guapo.

      Eliminar
    3. jajaja esa es parte de la gracia de las saunas un-angel, que nunca sabes a quien puedes encontrarte allí... incluso a mi ;)

      Un beso (alfortiano)

      Eliminar
  10. Le hice una calaverito en el blog don Parme...

    Cari, yo conocí uno en la calle de Pelayo en Madrid, muy diferente a los saunas de México, la verdad me lo pase bien, pero creo que AMSTERDAM es EL LUGAR para esas lides, THERMAS Day o THERMAS NIGHT.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me pasaré a ver esa calaverita Don Alvaro :)

      Es curioso, porque esa sauna de la que hablas la tenía a la vuelta de la esquina de la pensión donde yo estaba y no la vi hasta el día siguiente a volver de la otra jajaja. Igual allí el público era diferente o al ser más céntrica se animaba a horas más tempranas.

      Me apunto lo de las termas de Amsterdam, que es una ciudad que me apetece visitar. Igual en inglés la experiencia es más... sorprendente :)

      Un beso (internacional)

      Eliminar
  11. Nunca fui a un sauna. Tampoco a un cine porno. Son asignaturas pendientes que algún día tendré que saldar. Por ahora me conformo con lo que consigo, que es muy bueno y de calidad. Pero ya tendré algún día la necesidad de ir a un sauna. Lo único que espero es que cuando llegue ese momento, no pierda mi dignidad...
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Pero aún existen cines porno por el mundo Lucky? Con la cantidad de porno que hay ahora por internet y la facilidad para quedar con extraños me sorprende que existan todavía. Aunque imagino que tienen su morbo para algunas personas. Pero yo los imagino más o menos "incómodos" jajaja

      Tu no necesitas ir a una Sauna más que como experiencia y curiosidad, que lo que tienes en casa es mucho mejor que una sauna ;)

      Un beso (envidioso)

      Eliminar
  12. Pues eso...ya tienes una experiencia que te avala... Suena decadente, pero bueno... Supongo que es un mundo muy inestable...tendrá sus noches gloriosas y también sus noches muertas... Yo haría lo mismo que tú... Aunque no he ido jamás...quiere eso decir que...??? Maybe one day...Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Decadente al estilo romano puede ser Melvin, pero es cierto que los romanos lo sabían pasar bien ;)

      Yo no le veo ningún problema a que existan las saunas... salvo la minucia de que no son para mi jajaja, pero entiendo el morbo que puede producir en las personas el sexo más o menos público con un desconocido. Al fin y al cabo es como el cruising pero en interiores.

      Si tienen tanto éxito supongo que efectivamente tendrán mejores noches o yo no acerté con el público adecuado. Esperaba que algún asiduo me diera algún consejo :)

      El ir o no a conocer estos sitios depende más del afan explorador de las personas que de la obligatoriedad de la asistencia. No has ido porque no te ha apetecido nunca, y no conocerlo tampoco te va a marcar la vida jajaja

      Un beso (experimental)

      Eliminar
  13. Nunca he pasado a una... jejej! pero me afirmo y ratifico en tu valentía... jajaj! Acompañado contigo hubiera entrado a ver qué es lo que se cuece dentro, pero sólo sin conocer a alguien y conociéndome como me conozco, no hubiese entrado ni loco... jajajaj!!!
    Así es que poco puedo yo aportar a este mundo tan manifiestamente "sórdido" como lo expones... jajajaj!... no sé... tal cual lo cuentas me da la sensación de que es un ambiente bastante triste... ¿no?... Otra cosa es pasar acompañado con gente para pasar una tarde agradable de aguas cálidad y buena compañía... que eso sería otra cosas y así sí que me animaría.
    Así es que ya sabes... si quieres verlo desde ese punto de vista... ¡aquí me tienes! jajajajajaj!
    Besotes, guapo!!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja tampoco se te van a comer dentro la sauna... bueno, si les dejas sí ;)

      Acompañado igual me hubiera dado más vergüenza, que el que no te conozca nadie te deshinibe y te atreves a hacer cosas que no hubiera hecho incluso con buena compañía. Porque imagina si... mejor no imagines :)

      A mi me pareció un poco triste en el sentido de que nadie hablaba con nadie y había un silencio impresionante dentro. Me lo imaginaba más desenfadado y con más gente. Supongo que será también el día y la hora. Pero si para que te atrevas a probarlo hay que ir... pues se va jajaja

      Un beso (de cicerone)

      Eliminar
    2. jajaajaj! Para estas cosas siempre he necesitado un Cecerone... jajaj! Con decirte que nunca se me ha ocurrido pasar sólo a un Sex... jajajaj! Me da un bochorno que me muero! jajajaj!
      En fin! Uno es así de bobo! qué le vamos a hacer...
      Ahora bien... acompañado... donde haga falta... jajajaaj!!!! Admiro a la gente que tiene esa autonomía tan grande para hacer las cosas tan en soledad. A mí me cuesta muchísimo!
      Nada, nada... Mejor no me pongo a imaginar, porque con lo imaginativo que soy yo... mejor lo dejamos! jajaaj!
      Besotes!

      Eliminar
    3. La timidez se pasa con la edad, y en eso te llevo ventaja jajaja. Y para según que cosas la soledad es buena, que tres son multitud o un comienzo de orgía ;)

      Ya sé lo imaginativo que eres jejeje... pero mejor dejar a veces un poco la imaginación de lado y lanzarse a lo desconocido. A veces hasta hay sorpresas agradables :)

      Un beso (real)

      Eliminar
  14. Las saunas no son mi lugar favorito para encuentros, pero sí que es cierto que si la suerte acompaña se puede pasar un buen rato.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y pasarlo lo pasé Mark27, que fue una experiencia curiosa y además fue un rato de spa muy agradable :) pero para sexo no me llamó demasiado. Imagino que no encontré a la persona adecuada claro jajaja

      Un beso (de bienvenida)

      Eliminar
  15. Interesante experiencia, me quedo con tu reflexión como guía por si un día me aventuro. La verdad es que jamás he estado en un sitio de esos, no sé, nunca me han llamado la atención. Lo más parecido que conozco son las duchas de un gimnasio, por lo de la exhibición de cuerpos, pero, vamos, pocas semejanzas en realidad. Bueno, si es en plan terma romana y para darse unos baños purificadores y unos masajes, mientras se alegra la vista, no me parece nada mal, y si se entra ya con la compañía buscada deber ser aún más gratificante; además que yo soy muy de darle al pico (quiero decir conversar mucho, para que nadie lo mal interprete, jeje). Así con tan poco diálogo y tanta asepsia estaría más perdido que una cabra en un garaje. Un beso vaporoso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi tampoco me llamaban la atención las Saunas Roberto T, lo mismo que el ir a hacer cruising, pero cuando se dan las circunstancias adecuadas y no tienes nada que hacer por probar no pasa nada :)

      Yo con las duchas de los gimnasios tengo una relación de amor-odio. Llevo gafas y me las tengo que quitar y es como ver el mundo a través de un cristal translúcido. Sólo intuyes pero no ves jajaja

      Tu lo que tienes que hacer es organizar una excursión con toda tu pandilla de amigos a una sauna. Os sentáis en la piscina y el jacuzzi como si estuvieseis en un spa y a contemplar el espectáculo ;)

      Un beso (con gafas, para acertar)

      Eliminar
  16. Describes muy bien el ambiente típico de una sauna en un día/noche anodida, de silencios, miradas, dudas e inacción, y el tipo de gente que se encuentra.
    Era tu primera vez y fuiste de espectador. Otro día, ves y sé protagonista.
    Muchas veces, pero no todas, la clave de pasárselo mejor está en la actitud de uno mismo.
    Muchos esperan que alguien haga algo, y al final, nada ocurre.
    Suele ser, en estos casos decepcionante, si uno, en ese día está en ese mismo ánimo.
    No obstante pudiste disfrutar de los servicios propios de la sauna, que ya es algo.

    perro
    http://en-la-penumbra.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por lo que comentas Perro, lo que observé allí no fue cuestión sólo del día que fui, sino que ese tipo de silencios y dudas es habitual allí, al menos de vez en cuando.

      Es verdad que estuve más de observador que de protagonista, que era un espectador de un documental más que participante activo, pero es que el ambiente que me encontré no me incentivó nada a intentar nada más. Además de que llevar gafas no ayuda nada jajaja, que si me las quito no veo nada y si me las dejo quedan raras dentro de la piscina :)

      Supongo que las dudas de la gente son comunes. El ejemplo en la piscina es revelador. Yo le miré, él me miró pero ninguno se acercó y acabó con un tercero que fue hacia él. Quizás podía haber sido yo si hubiese dado el paso, pero entre mis dudas y que tampoco me llamaba la atención simplemente acabé de espectador.

      Mi ánimo era más bien experimental, de descubrir un poco lo que era ese mundo de las saunas, no tanto ligar, pero, no me habría importado estar con alguno, iba preparado para ello, pero si el chico no me "pone"¿qué sentido tiene intentarlo?. Yo al menos no soy de los que tiene un polvo sólo por tenerlo, necesito que la otra persona me llame la atención de alguna manera. Y la impresión que me dio la sauna es que si no vas dispuesto a "ser más abierto de miras" es dificil que hagas algo.

      No sé si volveré alguna vez a una sauna. No vivo en un Madrid o Barcelona para probar con regularidad, pero quien sabe, tampoco esta vez fui a Madrid con esa intención y acabé allí :)

      Un beso (experimental)

      Eliminar
  17. Me sumo al "nunca he estado en una", pero es cierto que mi curiosidad ha podido casi siempre a probar para poder hablar. Gracias por la descripción, si algún día me animo, andaré algo menos perdido, eso si voy solo. Jeje

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuantas cosas no hemos probado en la vida, Estode, y eso es una ventaja, porque podemos de repente descubrir cosas maravillosas de las que disfrutar. Eso es lo que nos hace seguir atreviéndonos a hacer lo que a priori no nos llama.

      Me parece que piensa como yo, que la curiosidad nos puede jajaja. Si lo pruebas espero leerlo en tu blog algún día. La cantidad de detalles te lo dejo a ti ;)

      Un beso (por probar)

      Eliminar
  18. Pensé que acabarias teniendo sexo ....
    Muy bien descrito. Gracias por tu post
    He visto en tu contacto que no estoy dentro de esos afortunados blogs que sigues. a mi me gustaria estar ahi
    Leeme a ver si te gusta "La vida de Marcos con pelos"
    Un beso muy grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también pensé mientras iba que iba a tener sexo en la sauna Marcos-Mario ;) que lo que había leído sobre ellas me las hacía imaginármelas como con más movimiento y menos paseos y miradas, pero no surgió ni el momento, ni la persona ni el deseo. Que le vamos a hacer.

      Te conozco de haber visto la serie "Con pelos en la lengua" hace tiempo, con la cual me reí una barbaridad con vuestras tres historias cruzadas, pero no sabía que ahora tenías un blog. Me acercaré a leerlo ahora.

      Me alegro de que te hayas pasado por aquí y eres bienvenido si quieres volver algún día.

      Un beso (con todos los pelos necesarios)

      Eliminar
  19. Pues yo trabajé en una sauna de Madrid, hace ya algunos años.Vivir cada noche en ese mundo, y verlo desde otro punto de vista,miar lo que pasa alli mismo,acostumbrarte a esos "olores", tener que dejar pasar a ese chico que tanto te gusta y no poder disfrutarlo, porque tú estás trabajando, pero que te espera hasta que terminas, para irse contigo a tu casa a disfrutar del sexo tranquilo....vale la pena. Conoces un mundillo donde hay de todo,donde vi por primera vez la droga y el popper, el hachis y los chaperos sin escrúpulos buscando gente para sacarles hasta el último euro.Gente de todo tipo,jóvenes, maduros y algún que otro abuelete que no sé si resistiría la sauna de vapor.Broncas y discusiones,gente amable y buenas personas.De todo. Aprendí mucho y no me arrepiento. Luego no he podido ir nunca más, conozco sus entrañas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que me has hecho pensar, mi anónimo comentarista, en que no medité lo que sería trabajar en aquel lugar. El chico que me atendió en la entrada me pareció aburrido y casi pensé que igual hasta era hetero, pero imagino que trabajar, como hiciste tu, en un lugar al que ves llegar cada noche muchos chicos con los que te gustaría estar y ver como se pierden entre las brumas de las saunas no debe ser fácil. Es como ser goloso y trabajar de pastelero. Pero la recompensa de que uno te espere a la salida debe reconfortar mucho y congraciarse con el trabajo.

      Aquello es un mundo. Y no para todos. Tienes toda la razón.

      Un beso (pensativo)

      Eliminar
  20. Gracias por esta reflexión tan cercana a la que yo tengo y puedo decirte que he probado algunas, avocado por el deseo sinfín de lo desconocido y lo erótico, tanto aquí como en muchos de los países que he conocido, pero el sentido de todo era el mismo. Gracias y un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi experiencia ha sido más escasa, pues no he vuelto todavía por ninguna otra, mi querido anónimo, pero por lo que me cuentas, tanto de España como de otros países veo que no me he equivocado tanto en juzgar el ambiente que reina en las saunas. Hay quien habla maravillas de las de Amsterdam. Si alguna vez tengo la oportunidad de probarlas lo reflejaré aquí :)

      Un beso (confirmado)

      Eliminar
  21. Mi experiencia en las saunas son muy parecidas. Creo que nos es un mundo donde me encuentre cómodo, aunque concuerdo con usted de que como spa urbano es una buena opción.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es lo mejor que saqué de mi experiencia saunil ;) Paca Oros, y no descarto volver alguna vez que esté por trabajo en una gran ciudad a relajarme en una de estas saunas... aunque no haya nadie jajaja

      Un beso (relajado)

      Eliminar
  22. Buenas a todos. Yo creo que soy de los pocos que sí ha estado en una. Mi primera experiencia, y todas las sucesivas, han sido con mi chico. A los dos nos apetecía probar así que fuimos con mente abierta y más como espectadores, puesto que decidmíos hacer cosas entre nosotros. Cuando he leído el post me ha hecho mucha gracia lo del silencio, porque es totalmente cierto ja ja ja. Como nosotros fuimos juntos sí que hablábamos entre nosotros y nos surgían dudas sobre si nos habíamos metido por error en una biblioteca o en un convento de clausura.
    De la misma manera también voy a romper una lanza por los que van a ese tipo de sitios de manera habitual porque otro aspecto que observé fue el respeto que había. De la misma manera que si vas buscando algo puedes encontrarlo también puedes decir no o separar disimuladamente a alguien porque como nadie habla han desarrollado los otros sentidos para darse por enterados.
    Mi conclusión es que no está mal probarlo vayas con la intención que vayas, porque son experiencias que adquieres y que te pueden abrir los ojos a cosas que no sabias que te pudieran gustar o decirte esto no me gusta, haciendo que valores más lo que ya haces.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te hayas acercado hasta aquí para contar tu experiencia mi anónimo lector. La idea de ir a una sauna con la pareja me pareja muy interesante, ya sea con idea de ir a disfrutar de un poco de exhibicionismo que aporte picante a la relación con la pareja como por la posibilidad de montárselo en un trío o cada uno por separado. Eso es lo que yo llamo mente abierta, y me parece genial :)

      Igual he dado la impresión en el texto de que estoy en contra de las saunas, y para nada es cierto. Me parece un medio más para disfrutar con la variedad que puede aportar la novedad. Mi experiencia fue un poco frustrante pero más probablemente por la hora, el día y el público en ese momento que porque no me parezca sugerente. Quizás algún día pruebe de nuevo ;)

      Un beso (experimental)

      Eliminar
  23. Yo voy a ser otro más que reconoce que va a saunas. La Paraíso es mi favorita, va todo tipo de gente, en general educada y, al contrario de lo que dices, me parece un sitio que da mucho morbo. Es como ir a un bar pero todo están desnudos sólo cubiertos por una toalla, je. Además, como bien dices, tiene la piscina, el jacuzzi y el resto de instalaciones que de por sí hacen pasar un buen rato, y si a eso sumas que estarás rodeado de tíos desnudos, qué mas de puede pedir? jeje. Nunca he ido de madrugada como tú, siempre he ido por las tardes. Por lo que dices, yo creo que el problema es que no estabas con muchas ganas ese día.
    Yo recomiendo ir a las saunas gay, son menos sórdidas de lo que se piense, y va gente más normal de lo que se cree. Desde luego me parece mucho más efectivo que el Grindr o el Bender ya que "what you see is what you get". ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quizás tenga que darle otra oportunidad a las saunas (y a la paraíso en concreto) la próxima vez que vaya a Madrid Javi. Tendré que intentarlo en otro horario que esté más concurrida o con un tipo de público más acorde a mis gustos jajaja.

      La idea de la sauna efectivamente me parece morbosa, pero o yo no conocía bien los códigos de "etiqueta" y no supe leer bien las señales o bien es que no había nadie que despertarse en mi ese morbo ;)

      Yo en cambio soy mucho más de Bender jejeje, me gusta cruzar al menos unas palabras con alguien con quien vaya a quedar que lanzarme "al lío" directamente. Para mi el morbo no está sólo en el cuerpo, sino también en que la persona me parezca interesante... y me parece que las conversaciones en las saunas no se estilan mucho jajaja

      Un beso (por tu consejo de las tardes)

      Eliminar
  24. Hola Parmenio acabo de descubrir tu blog, me encanta como escribes.
    Hace poco alguien me propuso (puesto que no teníamos sitio) ir juntos a esta sauna. Pero al final no fui un poco por verguenza, nunca he ido a estos sitios, espero poder atreverme algún día porque tiene buena pinta el sitio por cómo lo pintas en esta historia.
    Un saludo!

    ResponderEliminar
  25. Yo fui un pard e veces al sauna en ambas veces fui penetrado por desconocidos, fue hermoso estoy pensando ir nuevamente

    ResponderEliminar