miércoles, 12 de junio de 2013

Promiscuidad


A finales de este mes de junio voy a tener que ir a Madrid por trabajo. Da la casualidad de que la siguiente semana se celebra el Orgullo Gay y ya pensaba ir con Tony a disfrutar de esos días de fiesta, así que me estoy planteando quedarme también el fin de semana intermedio y conocer un poco ese mítico barrio de Chueca en un fin de semana normal.

Como Tony no llegará hasta el siguiente martes, eso significa que estaré solo y con tiempo libre durante unos nueve días. Podré pasear sin rumbo, descubrir rincones de Madrid ocultos para mi, tal vez descalzarme al sol en un parque al atardecer, sentarme en una terraza con una cerveza a ver pasar la gente, disfrutar de la belleza y alegría de una juventud ajena a mis miradas. O que quizás no sea tan ajena...

Porque la idea de quedar con alguien que alegre mis días por allí también también ha pasado por mi cabeza. Y la siguiente pregunta es ¿con uno? ¿con dos? ¿con más? ¿con cuántos? Eso me ha llevado a meditar sobre la promiscuidad gay en general y sobre la mía en particular.

Cuando yo era joven no fui nada promiscuo. Eran los 80 y la moral católica imperante no fomentaba ese tipo de comportamiento. El sexo era para el matrimonio exclusivamente y las chicas se resistían a dar el paso para no ser tildadas de "fáciles". Sumado a mi natural timidez y mi aún no descubierta orientación sexual que me hizo creer que tenía falta de apetito carnal, pasé por esa etapa de mi vida sin pena ni gloria.

Ahora tengo 45 años, soy gay y he descubierto un mundo que hasta hace poco estaba vedado para mi. Pero es un mundo sorprendentemente lleno de posibilidades. Si quisiera podría tener un hombre en mi cama cada noche, pues recibo proposiciones a diario a través del móvil o de la web, pero lo que más me ha sorprendido ha sido que la mayoría de estas ofertas son directas y sin tapujos. Te envían un mensaje preguntando si quieres sexo, preguntando tus gustos en la cama, donde vives y que les envíes fotos para que evalúen si eres merecedor de su atención. Como en un mercado. Sin un "hola", sin conversación previa, sin importarles ni siquiera como te llamas. No es que me parezca mal, tienen las ideas claras y los objetivos definidos. Y se lanzan sobre ellos. Pero yo no soy así.

No busco el amor en un encuentro sexual, esos días pasaron ya para mi, pero sí me gusta que más allá del envoltorio carnal haya algo más que la idea de un polvo rápido. Me gusta disfrutar de una persona antes, durante y después del sexo. Sentirme a gusto más allá del mero acto lúbrico. Y eso me lleva a rechazar la mayoría de propuestas. ¿Me convierte eso en poco promiscuo? Eso es extraño, porque medido con los estándares de mi juventud ahora yo lo sería, pero con las pautas actuales es posible que no lo sea.

Otro factor que me viene a la cabeza al pensar sobre mi promiscuidad o no es la edad. Normalmente se asocia el exceso de testosterona y apetito sexual con la juventud, y si me comparo con un chaval de veinte años es probable que me consideren un monje, mientras que para la media de mi edad igual piensan que soy un afortunado por mi vida sexual. Muchas de las proposiciones que recibo son de gente que ha sobrepasado su cuarta década como yo, lo que me llevaría a pensar que esta franja de edad mantiene una vida sexual muy activa, pero el mero requerimiento no significa que lo consigan, y por supuesto no es una pregunta que les suelo hacer cuando conversamos. Y los jóvenes con los que suelo quedar no me sirven para calibrar mi situación.

Así que sigo con la duda, ¿soy o no soy promiscuo?


46 comentarios:

  1. Eres promiscuo si quieres. Yo quedo de vez en cuando, pero aunque sea para sexo, intento también que sea algo más, alguien con quien poder hablar antes y después, alguien que busque también besos y abrazos... Y resulta que he encontrado ya a unos cuantos que buscan exactamente lo mismo. ¿Será que en esta sociedad actual muchos nos sentimos a veces un poco solos, y buscamos cariño?

    Si recibes tantas propuestas es que seguro que estás muy bien ;) ¡A mí no me escriben tanto! (aunque también tengo mi público, ¡eh!)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es exáctamente lo que yo busco cuando quedo con alguien Driver GT ¿quieres quedar conmigo? jajaja

      No me gusta nada los que piensan en mi como un pedazo de carne para usar y tirar. Los de un polvo rápido de 10 minutos y luego adios. Prefiero alguien con algo dentro de su cabeza que no sea sólo sexo, con quien quedarme abrazado cuando terminemos y con quien poder hablar y tomarme algo. Y por suerte, como tu, también he encontrado a unos cuantos, aunque debo reconocer que son minoría :(

      Ya me gustaría a mi ser guapo jajaja, soy más bien del montoncillo, pero creo que si recibo tantas propuestas es más bien por la edad intermedia que tengo, que ni soy un yogurín, ni cercano a la jubilación, así que me escriben de todas las edades.

      Y efectivamente, he descubierto que todo el mundo tiene su público, da igual la edad que tenga. Por suerte para mi :)

      Un beso (normalillo)

      Eliminar
  2. Yo soy promiscuo a medias, es decir, si no tengo a nadie, bienvenido sea lo que llegue (bueno, según mis estándares, jajaja).

    Si estoy en pareja o conociendo a alguien, entonces no, los hombres desaparecen de mi mundo y sólo me centro en esa persona.

    Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entiendo esa postura Davichini. Además es muy común, incluso dentro del mundo gay. Pero si he observado que se cumple más entre los jóvenes y se va relajando a medida que se cumplen años. ¿Cansancio de la pareja? ¿rutina? No sé, pero lo observo muy a menudo.

      Un beso (por parejas)

      Eliminar
  3. Yo juraría que todo hombre sano tiende a la promiscuidad. Luego unos tienen mas posibilidades de realizarse como promiscuos y otros menos.
    Obviamente por eso entre hombres las posibilidades de practicar sexo son mayores.
    Yo no creo que la promiscuidad sea un problema si no tienes pareja. El problema empieza cuando el fin no es el sexo sino la promiscuidad.
    Déjate llevar, no cuentes.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando yo era joven no fui nada promiscuo Uno, precisamente porque no me enfocaba hacia el sexo adecuado, pero ahora que sé que soy gay veo que disfruto como el que más, lo que me hace pensar en lo que habría hecho de chaval si lo hubiese sabido ;)

      Eso te da la razón totalmente. Yo no tuve posibilidades de ser promiscuo por un error de planteamiento no de castidad. Y no sé si es porque los tiempos han cambiado o porque el binomio hombre-hombre es más fácil, pero ahora que tengo la posibilidad mi promiscuidad ha aflorado.

      Me has dejado pensando con lo de que el fin puede ser la promiscuidad y no el sexo en sí. Y he conocido a muchos que cumplen esa premisa. Cada noche uno diferente. Yo en cambio si con alguien lo paso bien prefiero repetir. Así que creo que de momento me he escapado de la trampa de la promiscuidad por que sí.

      Un beso (incontable)

      Eliminar
  4. No creo que lo seas, por q buscas más que fajones y demás. Me gusto Madrid cuando fui, a diferencia del México mocho donde nací aquí fue un paraíso de descubrimientos jeje , en ese momento me dije q me casaría con un español , es q aparte hablan bien cachondo jajajja bueno ya, sorry :p además hay mucho q visitar sólo y acompañado no importa la cosa es que te goces :) ay con eso de los móvil si que vino a revolucionar todo jeje
    Te mando cariños parmenio chulo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No puedo comparar Madrid con tu país porque cuando estuve en México aún me faltaban dos años para reconocerme y cuando he estado en Madrid, o no era gay tampoco, o iba acompañado y no hubo oportunidad. Esta vez va a ser mi primera vez solo en Madrid como gay :)

      A ti te divierte el acento español y a mi me encanta el mexicano. Incluso lo intenté imitar alguna vez pero me miraban raro jajaja

      Que suerte he tenido de vivir la era de los móviles. Lo que ha ayudado a los tímidos como yo a soltarse.

      Un beso (con todo mi acento)

      Eliminar
  5. Pues dice un amigo Promiscuo es alguien que se acuesta con más gente que yo.

    en estos tiempos y en el mundo GAY promiscuidad es un término muy "Raro" y además muy relativo, como dices todos tenemos etapas, momentos, episodios, yo he sido beato, casto y fiel y tmb como dice Jose Jose en su canción fui de todo y sin medida...jujujuju

    El tema es como te sientes tu al respecto, a mi hace mucho me dejo de causar culpa, obvio te jode que alguien te lo diga o un prospecto se entere que has sido promiscuo, pero como dice un amigo... Aquí la que no triunfa no es por decente es por PENDEJA...

    Lo mejor es hacer lo que se quiere cuando se quiere siendo responsable de ello, ser promiscuo o casto es una desición personal con ganancias y perdidas, yo a título personal me arrepiento más de lo que no he hecho que de lo que hice, pero cada quien tiene una postura distinta, algunos una romantica, otros una pracavida, otros más una salvaje y para otros simplemente carece de importancia.

    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo soy ambivalente respecto a si soy promiscuo o no Álvaro. Por un lado pienso que no lo soy ya que no busco acostarme por acostarme con cualquiera sino que busco disfrutar de un buen rato de sexo de la misma forma que busco buenos amigos o una cerveza cuando hace calor. Simplemente es un placer más en un momento concreto. Pero por otro, debido a mi educación y mis vivencias juveniles sí que siento que estoy siendo mucho más promiscuo por comparación. Aunque eso tampoco es muy dificil de superar claro jajaja

      Rechazo(educadamente eso sí)la mayoría de ofertas que tengo porque mi objetivo no es acostarme con el primero que se me ofrece, así que eso me lleva a pensar que no lo soy. Pero también busco acostarme con quien me gusta y repetir todas las veces que puedo (hasta que se cansa él o yo jajaja) lo que me hace pensar sobre el tema.

      Salvaje no soy y precavido lo justo. Diría más bien que estoy entre romántico y carente de importancia aderezado con unas gotitas de hedonismo :)

      Un beso (por vivir la vida)

      Eliminar
  6. Me pasa como ti "No busco el amor en un encuentro sexual, esos días pasaron ya para mi, pero sí me gusta que más allá del envoltorio carnal haya algo más que la idea de un polvo rápido. Me gusta disfrutar de una persona antes, durante y después del sexo. Sentirme a gusto más allá del mero acto lúbrico." Además cuando doy con alguien con quien sintonizo sexualmente, que tampoco es fácil, me gusta repetir tantas veces como puedo.

    Yo no me considero promiscuo, aunque tenga siete u ocho partenaires sexuales distintos al año.

    Buena reflexión.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese es básicamente mi planteamiento Josep. La verdad es que no sé con cuantos acabo en la cama al cabo del año (ni cuantas veces) porque no me he preocupado por las cifras nunca ni me ha parecido relevante nunca llevar un calendario de logros sexuales. Simplemente quedo con una persona cuando me apetece y me siento a gusto con ella.

      Uno ha planteado la idea de que se es promiscuo cuando el fin es el coleccionar amantes y no tanto disfrutar de ellos. Creo que estoy de acuerdo con ello y por tanto volvemos al viejo dicho de no es la cantidad, sino la calidad.

      Un beso (bien pensado)

      Eliminar
  7. Ufff, la promiscuidad como motor suele cegar a quien la practica... El encuentro sin compromiso se convierte también en la huida sin rastro... Sinceramente... Tu no eres, o al menos no te muestras así. Jugar, probar, abrirse, investigar... Todo es lícito aunque sea tildado de promiscuo, para mí lo importante es que aunque se trate de encuentros fugaces...durante ese tiempo la persona sea importante, no un mero trámite que proporcione placer y que salga huyendo con un portazo. Eres pues un promiscuo bonico, con connotaciones positivas!!!! Jajajaja.... Besotes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me ha encantado la idea del "promiscuo bonico" Melvin :) Me he sentido como si estuviera haciendo un bien a la sociedad, una especie de ONG sexual en la que entrego mi "juventud" para el bien de la comunidad jajaja

      Esos encuentros fugaces intento que no lo sean tanto. Siempre procuro que haya algo más que un polvo resultado de un calentón momentaneo. Me gusta saber de ellos, de su vida, de sus problemas, de sus ilusiones. Y si puedo intento conseguir que se conviertan en amigos y no sólo en ligues de una noche. En general lo he logrado con casi todos, aunque no repitamos, aunque por supuesto he cosechado algunos fracasos con gente que no pensaba como yo y que para ellos sí que era simplemente un polvo más, pasando de mi a continuación. Nadie es perfecto :)

      Un beso (bien bonico)

      Eliminar
  8. A medida que vamos cumpliendo años tenemos el listón más alto y nos volvemos más selectivos porque lo que buscamos no es sexo por sexo, aunque en esencia sea eso. Como lo que dices en el penúltimo párrafo, o como lo que dice Davichini en su comentario y que yo también comparto. Desde luego, para estar con alguien en la cama, yo ahora busco entre otras cosas esa complicidad que te dan los compañeros de cama que son menos que un novio pero más que un amigo.

    Solo es eso. Y no está mal...

    Bicos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo la verdad es que no sé donde tengo el listón M, pues al haber empezado tan tarde, igual me estoy comportando como un adolescente que descubre el sexo por primera vez y tantea y tantea hasta descubrir lo que le gusta. Creo que ya he llegado a ese punto y selecciono bastante con quien quedo y con quien me acuesto, pero todo el mundo cree que ha alcanzado su madurez incluso con 16 años, así que igual me estoy engañando a mi mismo y todavía estoy en proceso de aprendizaje.

      Busco exactamente eso que comentas, algo menos que un novio pero más que un amigo. Que haya complicidad, risas, que disfrutemos los dos poniéndo los límites que queramos pero sin temor a mostrarlos. ¿Es eso madurez sexual o simplemente madurez mental debido a mi edad? Aún no lo tengo claro, pero entretanto lo disfruto :)

      Me alegro de verte de nuevo por aquí.

      Un beso (de re-bienvenida)

      Eliminar
  9. No creo que seas promiscuo. Y en caso de que lo fueses: ¿eso es malo?.
    Depende para quien, claro. A la gente que lo puede preocupar el asunto, más allá del círculo de tus amitades y la gente que te quiere, seguramente ya les parece horroroso el simple hecho de que seas gay. Y a esa gente mejor ignorarla.
    Para mi únicamente resulta preocupante el asunto, si te lleva a no pensar en otra cosa que buscar continuamen nuevos "parteners" en una huída hacia adelante constante y sin meta. Si por ese afán de coleccionar trofeos desperdicias la posibilidad de repetir con alguien con quien estás cómodo (antes, durante y después). En ese caso me lo haría mirar. Je je.

    Pero por lo que te he leido, sé que no eres asi. O sea que disfruta de estos días. Si te apetece probar nuevas cosas, abrir tu abanico de experiencias, Madrid puede ser la ciudad perfecta para hacerlo. No importa con cuánta gente quedes.

    (He estado buscando un artículo algo antiguo que venía a explica que la famosa promiscuidad en el mundillo gay, tenía su origen en la dificultad de vivir de forma natural (es decir, en todos sus aspectos, pero fundamentalmene en el de la visibilidad social) las relaciones de pareja entre los homosexuales. Es una pena pero en el desmadre de ordenador que tengo no lo he encontrado).

    Un beso (promiscuo o no). Y disfruta lo más que puedas de Madrid.

    Patroclo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No considero que la promiscuidad intrinsecamente sea mala, sino el uso que se haga de ella, mi anónimo amigo. Es como la fina línea que separa al gourmet del glotón. Los dos comen siempre que pueden, pero uno escoge con cuidado lo que come y cuando lo hace y el otro simplemente devora lo que encuentra siempre que puede.

      No colecciono trofeos, que para eso están otras disciplinas más competitivas, soy más de coleccionista de amigos, con o sin sexo, que considero que nunca tienes suficiente. Y repetir con alguien con quien lo he pasado bien es siempre algo que busco.

      No sé como me sentiré por Madrid y si siquiera conseguiré quedar con alguien jajaja, que uno se hace las cuentas de la lechera y luego se queda más solo que la una. Igual, acostumbrados los madrileños a un estilo más de gran urbe me ven mojigato o fuera del estilo al que están acostumbrados. Pero eso también es parte del aprendizaje :)

      Imagino el contenido del artículo, pues cuando antes no se podía vivir libremente la gente tendía a las escapadas furtivas y eso llevaba a la promiscuidad por escasez. Por suerte eso ha cambiado mucho.

      Gracias. Intentaré disfrutar de todo lo que pueda. Si los madrileños se dejan claro ;)

      Un beso (que tampoco es malo)

      Eliminar
  10. Bueno, yo creo que lo mejor es hacer sólo lo que te apetece, cuando te apetece. Tampoco creo que la promiscuidad sea mala, si te cuidas y vas de cara, no le haces daño a nadie. Así que más que procuparte por ser promiscuo o no, procupate por hacer lo que te haga feliz. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre voy de cara con la gente Sergio, aunque a veces haya sido contraprudecente, pero no me compensa mentir para conseguir "un cuerpo" una noche. Prefiero que si nos gustamos no tenga luego que decirle que eso que le había contado no era cierto, porque así es muy dificil conseguir la confianza de nadie.

      Ya lo intento, ya lo intento jajaja, que disfrutar con alguien con quien me lo paso bien me hace feliz, pero eso no evita que mi mente, siempre funcionando sin parar, vaya por su lado y se pregunte por todo lo que vivo :)

      Un beso (para reflexionar sobre la felicidad)

      Eliminar
    2. Me encanta el sentido común de Sergio... Siempre lo veo con ideas claras! jejeejj!
      Besotes

      Eliminar
  11. Sea como sea, disfruta de esos días en Madrid. La promiscuidad, como bien has dicho en un párrafo depende mucho de la perspectiva desde la que se mire. Por más que te digan promiscuo, puedes no serlo. Otra cosa es que se pueda llevar una promiscuidad moderada de forma moderada, siempre se acaba pecando de excesos.
    Un beso —promíscuo— :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El problema es definir cuando uno acaba pecando de excesos, Encerrado, porque el límite, al menos para mi, es bastante difuso. Hay gente que he conocido que tiene un compañero de cama diferente dos o tres veces por semana, otros eligen uno semanal y algunos se contentan con uno al mes. ¿Dónde está la moderación? Creo que según a quien preguntes te dará una respuesta diferente.

      Un beso (dubitativo)

      Eliminar
  12. Si eres promiscuo, que te quiten lo "bailao"! Y si no, pues siempre que sea tu elección (con ele), bienvenida sea. Lo importante es ser libre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy un poco en esa fase Ismael Marcos, que el cuerpo me pide "baile" y disfrutar de distintos "partenaires" que me aporten perpectivas diferentes :)

      La elección (con ele) es simpre mía, pues rechazo más de los que acepto, incluyendo momentos en que mi líbido desatada se somete a la razón. Quiero creer que soy libre cuando escojo, pero a veces pienso si es realmente libertad o yo mismo me autoengaño pensando que podría rechazarlo.

      Binvenido a mi blog y espero que volverte a ver por aquí a pesar de mi tardanza en responder ;)

      Un beso (de bienvenida)

      Eliminar
  13. Yo nunca he sido promiscuo, en parte porque como ya te dije alguna vez al igual que tú también me he "estrenado" muy tarde en el tema gay, y en parte porque francamente "no me sale" serlo. He tenido pocas relaciones, han sido monógamas y cuando no las he tenido siempre me ha espantado lo de echar un polvo y si-te-he-visto-no-me-acuerdo. Mi disfrute del sexo va parejo con el sentimiento que tenga hacia la persona que está conmigo, no puedo evitar verlo de otra manera y si no hay sentimiento o como mínimo afinidad, tampoco me apetece que haya sexo. En estos tiempos que corren -y que tan bien describes tú- esta forma de ver las cosas casi parece hasta mal contarla,pero vaya...que al margen de mi visión personal creo que en esto como en todo lo más acertado es el punto de vista que he leído en otros comentarios: que lo importante es que lo que hagas te haga sentir feliz y a gusto contigo mismo, implique lo que implique, sea cepillarte un guaperas cada noche o nada más sentarte en un parque a ver ponerse el sol de Madrid...como me gusta Madrid en esta época del año, cuando todavía no aprieta el calor pero la luz es tan hermosa...vas a pasarlo estupendo, seguro.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no fui promiscuo ni de joven, un-angel, por eso me sorprendo a mi mismo a veces cuando tengo una temporada tan sexualmente activa que no me reconozco ni yo. También es cierto que a cambio tengo otras de atonía total en los que no me apetece nada, pero ¿que ocurriría si durante esos períodos asexuales me surgiese la oportudidad con un chico espectacular? ¿Es un estado de ánimo o la falta de un estímulo suficiente? Es algo que tengo que investigar ;)

      Yo procuro evitar siempre los polvos de una noche en los que no hay relación más allá de esos momentos. Por eso me gusta hablar antes y no sólo quedar. Alguna vez me he equivocado, pero en general casi todos se han prolongado a lo largo de al menos unas semanas. A veces me he equivocado, pero no suele ser la norma. Por suerte.

      Intento que más allá del momento carnal haya una afinidad con la persona y que cuando el deseo se apague podamos seguir quedando a tomar algo. No es amor, por supuesto, pero sí al menos complicidad.

      Madrid estaba precioso esos días, a pesar del calor agobiante, y lo he pasado fantásticamente, ya iré contando algunas cosas por aquí ;) Pero mi gran descubrimiento ha sido disfrutar de una atardecer sobre la ciudad de un parque de Vallecas al que llaman "de las tetas". Curioso nombre para que un gay lo disfrute jajaja

      Un beso (recordando)

      Eliminar
  14. mientras este soltero, yo creo que uno debe disfrutar su sexualidad como uno quiera a pesar de la edad que uno tenga, tengo 10 menos que tu, y mucho tiempo he estado asexual y con pareja, ahora soltero me da ganas de saltar de flor en flor.
    cosas raras

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esos conceptos de soltería-promiscuidad y pareja-monogamia asociados me chirrían un poco Damian. Me recuerda a mi juventud y la educación católica que tuve, en la que la pareja única era dogma de fe. No digo que no sea una solución válida, de hecho a la mayoría de las personas les funciona perfectamente, pero quizás es que yo disocio el amor del sexo y para mi uno no implica necesariamente el otro, aunque pueden complementarse

      Un beso (matemático)

      Eliminar
  15. Para mí la palabra promiscuidad me suena a desmadre, a desorden, excesos, a falta de consciencia, cuartos oscuros, aseos públicos, incluso a falta de precaución. Pero, así y todo, me he ido al Diccionario, y en su primera acepción dice algo parecido: "Mezcla, confusión". En este sentido, probar racionalmente de varios platos, cuidando la elección, y teniendo en todo momento control mental de lo que se hace dista mucho de llamarse "promiscuidad". Ahora bien, si tomamos como referencia a un monje de clausura, todos los demás podemos parecer escandalosamente promiscuos. Así que todo es cuestión de medida y punto de referencia. Besos (a la carta, jeje)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Robert... siempre tan partidario de la vida eremita... jajajajaj!!!! Con monjes como tú... ¿a quien no le entra la vocación conventual? jajajajaajj!
      Besotes!

      Eliminar
    2. Ese concepto de promiscuidad Roberto es el que me enseñaron de pequeño. Que la promiscuidad era un desorden de los apetitos carnales, pero estos tiempos creo que han suavizado el concepto y yo prefiero quedarme con el segundo significado que da la RAE "Convivencia con personas de distinto sexo" (aúnque lo veo un poco trasnochado en el concepto de "distinto").

      Yo no soy de cruising, cuartos oscuros, saunas y encuentros furtivos, sino más bien de quedar en mi casa o en la suya sin prisas ni escondernos, así que a lo mejor el concepto de promiscuidad no sería el correcto y deberíamos acuñar algún nuevo término como "diversidad" ;)

      Un beso (de un ex-monje)

      Eliminar
  16. jajajaj! Parme!!! Primero, saludos... que últimamente tengo todo esto muy abandonado... jeje!
    Yo no he sido nunca promiscuo, ni me considero. Claro que, todo depende de la persona con la que te encuentres y con la que en un cierto momento pueda surgir algo.
    Quizás lo más importante es la sinceridad con uno mismo y con los demás... ¿no?
    En todo caso... me da penita verte sólo por Madrid, por esas calles oscuras y solitarias, taciturno y melancólicamente otoñal... No deberías permitirlo... jajajaj!... Quizás te convendría un acompañador, un alumbrador, un guardaespaldas... jajaj! Ya sabes mi teléfono... jajajajajajajajajajj!!!!... O... Ya sabes que tengo AVE! jajajaj!

    Venga, besotes... guapo!!! me alegra volver a leerte!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay Angelillo, te aseguro que no me he aburrido estos días por Madrid jajaja, de hecho me han faltado días por lo a gusto que me he sentido allí, aunque me ha encantado lo del "alumbrador nocturno" que me acompañe de correrías. Te aseguro que si algún día lo pongo en práctica tu serás el primero al que se lo diga :)

      A ver si te animas a escribir de nuevo, que nos tienes muy abandonados, aunque claro, quizás no sea yo el más adecuado para decirlo, que mis entradas cada vez se espacian más en el tiempo jajaja

      Un beso (con luz... y taquígrafos)

      Eliminar
  17. Yo tengo un amigo que también tuvo un despertar a los 40. Llevó esta situación con un psicólogo, pues tenía que dejar bien atados asuntos relativos a su situación familiar (estuvo casado y es padre). El doctor le comentó que esta promiscuidad venía justificada a haber tenido una adolescencia reprimida, por lo tanto en este momento consideraba que debía vivir ese periodo que en su momento no tuvo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no he ido al psicólogo (aunque quizás me habría ido bien) y tuve la suerte de no haberme casado ni tener hijos que me atasen en este "giro" de la vida, pero la verdad Ricardo, es que la conclusión del psicólogo concuerda al cien por cien con la que yo mismo me he hecho, que estoy viviendo ahora lo que debí vivir en su momento. ¿Cuánto durará esta fase? La verdad es que no lo sé. Entretanto la disfruto lo que puedo.

      Dale recuerdos a tu amigo y dile que no es el único es esa situación. Y que se pase por aquí si quiere, igual alguna de mis experiencias le sirvan para no cometer mis mismos errores. Y tu por supuesto puedes pasarte tambien :)

      Un beso (de bienvenida)

      Eliminar
  18. hola! me encanta leer tus post! luego de leer tu historia tengo que decirte que sos un tipo muy fuerte y que sos un ejemplo para todas aquellas personas que se escondieron durante mucho tiempo por miedo. Si te interesa pasate por mi blog: www.palabrassobremi.blogspot.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me creo demasiado fuerte, escritor de relatos. Si lo hubiese sido debería haber afrontado todo esto a la edad que correspondía y no lo hice. He necesitado muchos más años que la media para empezar a vivir una vida plena y aún no lo he conseguido del todo. Sigo teniendo miedos y dudas que me atenazan, pero por suerte cada vez me veo en mejor situación para superarlos, aunque tengo mis momentos malos :(

      Me pasaré por tu blog para echarle un vistazo.

      Un beso (de bienvenida)

      Eliminar
  19. Este Angelillo es un poco malandrín! jajaja

    Bueno, ya he visto que en lineas generales te lo has pasado muy bien en el orgullo. No sé yo si los días que estuviste solo fuiste golfo o no, pero vamos... hasta ahí podrás leer, supongo. Sobre la promiscuidad... y estas cosas, hombre, no sé, yo cuándo buscaba sexo, buscaba sexo, no me importa compartir un momento relajado después (aunque soy de ponerme los pantalones enseguida) o pasarlo bien antes, pero lo que sí tengo claro, es que si me lo he pasado bien, me gusta repetir, ese día, o otro... vamos.. de ahí surge el concepto de follamigos...

    Bicos ricos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajajaj!!! Pimpfito Pimpfito Pimfito... jajajaj! ¿yo malandrín? jajajaj! ¡con lo buena gente que soy! jajajaj!!!...
      Eso sí... he visto que tú has disfrutado de lo lindo estos días... jajajaj! Poco se te ha ocurrido subir a las Galicias en estas fechas!!!! jajajaj!!!!
      En fin!... el malandrín te saluda!!!!!! Besotes!!!

      Eliminar
    2. Has tenido una visión de primera mano de "algunas" de mis andanzas por Madrid Pimpf, así que ya sabes que no he parado ni un momento por allí :)

      Lo pasé genial tomando unas cervezas contigo y Driver GT en plena plaza de Chueca y me reí un montón las veces que nos cruzamos durante el desfile jajaja

      Yo soy siempre el último en ponerme los pantalones después de un encuentro. A veces hasta me lo han sugerido sutilmente jejeje, pero como tu, me gusta repetir si lo he pasado bien... y casi siempre lo hago ;)

      Un beso (de adelanto para la siguente vez que nos veamos)

      Eliminar
  20. Es un tema complejo, pero siempre he discrepado de unir los términos gay con promiscuidad. En mi adolescencia salía de marcha por lugares de lo más 'hetero' y no te imaginas la cantidad de chicas con las que se liaban mis amigos en un mes... Y luego cuando se echaban novia, la cosa seguía igual. La promiscuidad existe, pero realmente, no creo que el porcentaje en el mundo gay sea excesivamente superior al hetero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hablaba de la promiscuidad gay en concreto Mark27, sino de la promiscuidad en general. Cuando era joven sólo vi la parte hetera y efectivamente tenía algún amigo que si no acaba los sábados en la cama de alguna mujer consideraba que era un sábado perdido, pero no pude comparar con la promiscuidad gay de la época. Ahora me ocurre al contrario. Veo a los gays pero los heteros que conozco tienen mi edad y casi todos casados, así que desconozco la promiscuidad actual en el mundo hetero.

      Yo hablaba de mi propia promiscuidad actualmente. De como era de joven y de como soy ahora. De la promiscuidad entre los jóvenes (gays) hoy en día comparada con la de los de mi edad. Y me faltan datos para saber si lo soy o no.

      Por lo que me dices los heteros de hoy no son muy diferentes de los gays y hay mayor libertad sexual (cosa que me alegra) pero, ¿lo son los heteros de mi edad? creo que no. Aunque probablemente esto cambie cuando los jóvenes actuales alcancen la cuarentena :)

      Un beso (medianamente casto)

      Eliminar
  21. Dudo mucho que seas promiscuo, por lo que comentas. No creo que sea tanto el factor edad el que influya en tu caso ó no: Simplemente, tu personalidad no es así, punto. No hay que darle muchas vueltas.

    Y el hecho de que consideres ó hayas considerado la posibilidad en su momento, no significa que lo seas. Simplemente, fue una idea; promiscuidad sería que te fueras con alguien cada noche.

    A mis 22 años, a mí me desconcierta bastante la promiscuidad que reina en el mundo gay. Soy enemigo de que la sociedad nos encierre en ese estereotipo, y sin embargo, tristemente, me doy cuenta que es la realidad en la mayoría. Y digo tristemente, porque me gustaría encontrar a alguien que no lo fuera...
    Lo tuyo en realidad es light: Mi ex tiene 41, tiene una pareja de 25 desde hace 4 años y también se enredó conmigo, antes de que yo supiera que tenía pareja...De hecho, él también salió del clóset más ó menos uno ó 2 años antes, ya que estuvo casado y tiene hijos.
    Me enamoré locamente y quede prendado largo tiempo de esta persona, pero yo mismo me alejé porque me di cuenta de la promiscuidad de él y que él no cambiaría jamás. No solo había sido yo: Yo ya era su tercera ó cuarta infidelidad hacia su pareja, y su pareja vivía, aún a sabiendas de como era él, celándolo y haciendo escenas; me hizo vivir una escena de hecho bastante humillante, cuando supo de mi existencia.

    Jajaja, absurdamente sigo enamorado de esta persona y de hecho llegue a considerar la posibilidad de una relación abierta con tal de concretar algo estable con él, pero no tiene intenciones de dejar a su pareja. Jajaja, a veces no sé como me involucré en algo tan absurdo, pero en fin...

    No te preocupes: Es tu forma de ser, la edad no tiene nada que ver. Cómo ves, hay hombres que a los 40 no solo siguen siendo promiscuos, sino que además tienen la inmadurez y desidia de un adolescente, jajaja...

    Saludos desde México.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenido a mi blog, mi anónimo mexicano :)

      Debo reconocer que efectivamente no me voy cada noche con una persona, y no por falta de ofertas, sino porque no soy de tener sexo por tener sexo sin más a pesar de que me encanta. Supongo que eso me convierte en "no promiscuo" a efectos de mucha gente, que como bien dices, y compruebo muchas veces a través de innumerables charlas, son verdaderos depredadores sexuales a la caza de una nueva pieza cada noche, sin importales ni como son ni lo que les gusta. Para ellos lo importante es conseguirlo simplemente y anotar una muesca más en su interminable lista.

      Tu historia me recuerda bastante a otras que he conocido en las que mantienen varias parejas en paralelo pero manteniendo el secreto entre ellas. Efectivamente en esos casos lo que prima es puramente el sexo. Yo prefiero ir con la verdad por delante, y si me acuesto con alguien sabe que tengo pareja, y mi pareja sabe también que me acuesto con otros (y él también claro jajaja). Eso evita engaños y falsas esperanzas. Si te engañó haciéndote creer que eras el único entonces hiciste bien en dejarlo. Y que sigas enamorado de él tampoco es extraño. Lo veo a diario. Y es que los sentimientos no son controlables, pero a veces hay que dejar que mande la razón :)

      Un beso (por cada uno de tus años)

      Eliminar
  22. Yo tuve mi primer encuentro homosexual a los 33 años y de ahi me enamore perdidamente, la verdad lo que es amor amor que en tres años no busque nada de nada.. el era suficiente; pero ahh como sufria. el es bien conocido por ser uno de las personas mas atractivas pero mas promiscuas de la ciudad. hasta hace poco pude superarlo y ahora estoy en un limbo donde no me gusta nadie, nadie. tengo propuestas pero de verdad he intentado tener relaciones pero me pongo tieso como una roca y la verdad no disfruto nada saber que estoy ahi solo por sexo. por lo que no tengo sexo con nadie, se que soy muy bien parecido y que tengo talento y pudiese agarrarme a un hombre cuando sea. pero se bien que quiero y es una pareja. he pensado en esto de la promiscuidad y no se porque estoy perdiendo algo de fe, en que no hay parejas donde uno sea suficiente, no quiero que se me vaya la vida esperando, y la verdad no me importa nada que la gente se acueste con mil personas, mientras sea lo que realmente quieren. yo soy honesto conmigo mismo y se que uno es suficiente pero no se si exista alguien como yo y aun asi no es garantia que uno cambie de parecer con los años. por lo pronto añoro el amor no el sexo y mientras me cultivo y aprendo a estar solo , y vaya que aprender a estar solo es muy gratificante pero dificil. saludos .. creo que no importa la verdad si eres promiscuo o no.. haz lo que sientas y mantente honoesto de loq ue realmente eres y quieres. en mi caso es aguardarme para lo que considero algo mas significativo, pero si quieres conocer gente y conectarte sexualmente es bastante valido.. y adema ssiempre puedes cambiar de opinion y eso no te convierte en algo. :) saludos

    ResponderEliminar