domingo, 17 de julio de 2016

Orgullo triste


Mañana hará un mes de la muerte de mi padre y casi diez y medio de la de Tony. Casi todo este tiempo lo he pasado ocupándome de su familia, sobre todo de su madre y sus hermanas. La burocracia y los múltiples asuntos de los que ocuparse te impiden descansar e intentar olvidar aunque sea por un momento.

Y ahora con mi padre todo empieza de nuevo. Papeleos, tanatorio, incineración, burocracia, registro civil, notarios, bancos... y mi madre.

Te persiguen, te acosan y no terminas nunca. Nada más morir mi padre me tuve que sentar a hacer la última declaración de la renta de Tony, pues Hacienda somos todos. Incluso los muertos.

Y este jueves, cerca de la medianoche, viendo las noticias, de repente saltó la noticia del atentado de Niza. No sabían nada, todo era confuso y sólo decían que había habido muchos muertos. Y mi corazón empezó a palpitar incontroladamente. Mi sobrina estaba en Niza esa noche porque iba a ver el concierto de Rihanna al día siguiente. La intenté localizar y tarde casi una hora en lograr hablar con ella. No habían llegado a Niza. Se les había hecho tarde y habían parado en Nimes a pasar la noche. Llamadas a mi madre y mi hermana para tranquilizarlas. Ya no pude dormir esa noche.

De los dos últimos años he pasado dentro de un hospital casi diez meses. Los intentos que he tenido de vacaciones, una semana en Gran Canaria en diciembre y la escapada a Madrid al Orgullo hace un par de semanas han sido más contraprudecentes que relajantes. Ya no sé viajar solo.

Hubo una época en que cruzaba medio mundo con mi mochila y mi cámara de fotos para disfrutar de paisajes y lugares extraordinarios. No necesitaba a nadie. El mundo me maravillaba lo suficiente como para manterme abstraído. Ahora todo lo veo con los ojos de Tony. En cada sitio, en cada lugar sólo pienso si le gustaría, si lo pasaría bien allí. Ya no disfruto de nada. Sólo tengo su recuerdo, que me embarga y añoro.

Por primera vez no lo pasé bien el día del Orgullo.

Me volvía continuamente para decirle a Tony: "Mira allí".

Pero no estaba.

Se me hizo eterna la tarde y mi energía fue desfalleciendo hasta que las tinieblas nocturnas se confundieron con mi estado de ánimo. Paseé siguiendo el desfile y ver por el camino la felicidad de las parejas abrazadas, disfrutando, como yo antes lo hacía, me ensombreció más el alma. Me veía en ellos, en lo que tuve y que probablemente no volveré a tener.

Un bloguero amigo con el que había quedado para tomar algo luego me llamó para salir un rato y disfrutar de la fiesta. No pude. Me encaminé hacia el hotel y sólo pude meterme en la cama. Y abrazarme a la almohada.

Hice fotos ese día, pero yo mismo me daba cuenta de que no tenía ojo para buscar donde enfocar. Miro pero no veo. Todo gira a mi alrededor pero me es ajeno. Sé que tengo que superarar todo esto pero la verdad es que se me hace duro.

Pero lo intento. Todos los días.







 




10 comentarios:

  1. Siento mucho que no te hayas podido contagiar de la felicidad que irradian tus fotos. A pesar de que tu estado de ánimo no es el mejor, me han gustado mucho.

    Supongo que todo esto que sientes es el proceso natural del duelo. Para eso, te mando mucho ánimo y un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
  2. Coincido con David, con la alegría que transmiten las fotos y es una pena que los últimos acontecimientos no te hayan dejado disfrutar de esos días.

    Es perfectamente normal como te sientes, has perdido a dos personas que querías y te querían.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Se me encoge un poco el corazón imaginándote ahí rodeado de tanto color y tanta vida y tú con esa tristeza por dentro...pero bueno, creo que a pesar de todo has sabido captar el ambiente a la perfección,quizas tu "ojo" ha funcionado de modo automático sin ser tu consciente de ello y viendo las imágenes nada hace sentir el estado interior de ánimo del fotógrafo. Sigues teniendo esa buena mano para captar ambientes y atmósferas con tu cámara, y un gusto exquisito a la hora de cazar chulazos, jaja, que vaya buena selección has mostrado, hijo mio :-)...bueh, esa era una pequeña gansada para intentar hacerte sonreir, creo que vas por buen camino, continúa intentándolo y verás como poco a poco el bálsamo del tiempo va a actuar sobre el dolor, dejándote nada más los buenos recuerdos en la memoria y llevandose por delante todas las sombras.
    Como siempre, un abrazo y mucho ánimo de mi parte.

    ResponderEliminar
  4. Mucho ánimo Parmenio! Es muy duro empezar de nuevo, de cero otra vez. No sé cómo irán las cosas, pero, a lo mejor, a mí también me toca empezar de cero, o quedarme a cero y empezar a andar solo. No lo sé.

    Sólo puedo mandarte muchos ánimos y que poco a poco vayas superando el dolor que no es nada fácil. Yo dejé de escribir para los demás para escribir para mí con la idea de desechar todo lo malo que conlleva estos procesos.

    Besos!!

    ResponderEliminar
  5. Dicen que el tiempo todo lo cura, pero cuesta tanto dejarlo pasar... Te imagino como el personaje central de la película El hombre soltero, solo y desorientado...

    Un abrazo muy fuerte para que tengas ánimo, como ya ha dicho "davinchi", para reconstruir tu vida.

    Un beso

    ResponderEliminar
  6. Estimado Parmenio, con esto de facebook , twitter y tal, perdí la costumbre de leer los blogs que seguía mas asiduamente, uno no puede con todo. Pero la calidad literaria en facebook deja mucho que desear, y de vez en cuando a través de feedly miro los que tenía suscritos, entre ellos el tuyo.
    Me he quedado frío leyendo todo lo que has pasado.
    No hay consuelo ni te puedo ayudar si te digo que he pasado por algo similar. Mi hermana, mi única hermana que éramos uña y carne murió hace unos años de cáncer. Mi madre, diábetica, al ver a mi hermana enferma, no lo soportó, el azúcar se le disparó y murió también. Sólo me queda mi padre, pero con Alzheimer. Parece que la naturaleza le ha permitido el poder olvidar tanto dolor. Sólo me queda mi pareja. En pocos años, va y uno lo pierde casi todo. Parece que la vida se te pone en contra.
    Lo he pasado mal, lo paso , para que te voy a mentir. Es una herida abierta ahí. Y encima, con complejo de culpa porque a veces me parecía que me dolía más mi hermana que mi madre, aunque luego descubrí que al ser amores distintos duelen de distinta manera.
    Ya te digo, no hay nada que te pueda consolar ni nada que me pueda consolar. Pero debemos ser fuertes porque a ellos no les gustaría vernos hecho polvo. De eso sí tengo la certeza: me he pasado todo el tiempo pidiendo señales para saber que estaban en el algún sitio y sí, creo sencillamente que están. No sé si es que me lo invento para autoengañarme, pero es lo que siento ahora. Serán procesos.
    Sólo te pido que seas fuerte. No sé ni quién eres ni de dónde eres ni te conozco. Pero no sabes cómo me puedo imaginar por lo que estás pasando.
    Así, que fuerza, fuerza, fuerza, mucha fuerza.
    Te sigo y si necesitas algo, por aquí ando. Alfonso.

    ResponderEliminar
  7. Triste contrapunto, amigo Parme! A pesar de todo, es un inicio. Es bueno que intentes seguir a pesar de todo. A pesar de las sombras que parecen oscurecerlo todo.
    Poco puedo decirte... espero que la luz y alegría de tus fotos se contagien a tu persona. Lo espero y lo deseo.
    Un beso fuerte!

    ResponderEliminar
  8. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  9. Hola, un saludo cordial. Quiero decirte que me he paseado deliciosamente por tu blog y he disfruto mucho de cada post, soy un nuevo seguidor y de verdad encantado de haber encontrado este espacio.

    También quiero decirte que soy "nuevo" de los blogs y el mundo de los blogguer, te dejo por aquí el link de mi blog esperando que lo disfrutes.

    http://sustanciaadictiva.blogspot.com/

    Muchas gracias y estaré siempre pendiente por un nuevo post de tu parte.

    ResponderEliminar
  10. Que puedo decir? Empezaré por desearte lo mejor y por felicitarte por esas estupendas letras y fotos. Siempre paseo por tu blog, aunque hace rato no lo hacia. Me llena de nostalgía y mucha tristeza leer tus últimas post pero te admiro, porque a pesar de tu dolor no dejas de lado tu estilo cálido, preciso y delicioso de leer.
    Animo¡ la vida sigue y aunque nos parezca duro seguir caminando solos por ella, debemos hacerlo. Tienes un bastón: el recuerdo de tu Tony y tienes un camino: Tu manera exquisita de mostrarnos tu mundo con fotos y palabras. Un abrazo desde Colombia.

    ResponderEliminar