jueves, 5 de enero de 2012

Cuando los ángeles tienen sexo


Se apareció ante mi como hacen todos los ángeles, en silencio, emergiendo de la nada y sin que los oigas venir. Pero los ángeles ahora llegan por internet y utilizan messenger.

Creo que los ángeles tienen predisposición por las navidades, pues hay precedentes documentados desde hace dos mil años. O quizás trabajan por incentivos y tienen una cuota de sonrisas que obtener antes de cerrar el año. Y conmigo obtuvo superavit.

Estuvimos hablando el primer día un par de horas. Un suspiro nada más. Un batir de alas. Y me fui a la cama feliz. Hace un año. Hace nada.

Rafael, me dijo. Me llamo Rafael. Veintiún años. Y dos milenios de sonrisas a su espalda.

Hablamos todas las navidades. Cada tarde. Sólo un rato, pero que yo esperaba frente al monitor media hora antes con la ilusión infantil de repetir una y otra vez ese momento. Un día nos conectamos con la cámara y pude ver su risa contagiosa. No paraba de reir y yo sólo pensaba en contarle cosas que le hicieran reir infinitamente. Me hacía sentir bien y no podía dejar de sonreir al verle tan feliz.

Y un día a finales de enero desapareció.

Pasaron varios meses sin saber nada de él. Lo echaba de menos pero no había forma de localizarlo. Y las llamadas al cielo eran sólo para suscriptores. Pero un día de mayo bajó a la tierra de nuevo y me contó que se había ido a vivir a otra ciudad pero que había vuelto porque las cosas le habían ido mal. Ahora volvía a vivir con sus padres. No le pregunté más.

Nos empezamos a ver regularmente y descubrí que los ángeles tienen sexo. Y que además saben disfrutarlo sin prisa, con toda la tranquilidad que el cielo eterno les ha enseñado. Con él descubrí el paraíso. La perfección del sexo pausado y prolongado. Las caricias incontables y los besos infinitos. Y a pesar de las sesiones maratonianas, cuando se iba por la puerta dedicándome una última sonrisa, sólo pensaba en cuando iba a volver.

Con él fue el primero con el que me atreví de nuevo a tener sexo después de la operación. Y con él me ha sorprendido muchas noches, abrazados en la cama, la luz anaranjada de las farolas nocturnas que se filtra por la ventana.

Hasta el domingo pasado.

El lunes su padre miró su portatil y ha descubierto que es gay. Le ha gritado, le ha insultado y le ha humillado hasta conseguir borrar la alegría de su cara. Y le ha dicho que se vaya de casa.

Lleva tres días llorando, con la voz tomada y la desesperación en su cara. Por más que miro en el fondo de sus ojos e intento consolarle, no queda nada de ese chico que siempre reía sin parar. Su padre ha destruído sistemáticamente su confianza y es incapaz de darse cuenta de que no tiene un hijo, sino un ángel.

Y que hasta los ángeles tienen sexo.

81 comentarios:

  1. Padres necios que acusais al gays sin razón... parafresando a Sor Juana Ines de la cruz en mi versión.

    Mal trip el de este niño, pero tú solo puedes brindarle tu apoyo.

    ResponderEliminar
  2. Hace ya cuatro siglos que Sor Juana Inés puso en palabras la necedad de los prejuicios. Cuatro siglos en los que no ha cambiado suficiente la humanidad.

    Intentaré ayudar a Rafael todo lo que pueda. De momento con un hombro para llorar, que es lo que más necesita ahora.

    Me alegro de que te deje comentar de nuevo en mi blog Alvaro :)

    Un beso (a través de los siglos)

    ResponderEliminar
  3. Pues, ese ángel tiene que volar para librarse de ese demonio, y ser feliz que es lo mejor que te puede pasar en la vida, a él, y a tí, que te veo más contento, y sólo eso ya me gusta.

    Hay que intentar ser feliz, que de momento, es gratis.

    Besazos!!

    ResponderEliminar
  4. Pero ese angel recuperará su sonrisa mas pronto que tarde porque, aún repudidado por su padre que no le merece, tiene a su lado a un hombre que lo quiere tal y como es, no es así?
    2012 Kisses

    ResponderEliminar
  5. Eso, que tú serás un gran apoyo para ese chico.
    Y la tormenta pasará, como todas las tormentas, pero, ¿qué necesidad de hacerle pasar a un hijo por eso? ¿Qué gana un padre matando la risa de un ángel?
    Un beso Parmenio, sos mi ídolo. Y hacele llegar un beso también al arcángel Rafael.

    ResponderEliminar
  6. Algún día lograremos superar los prejuicios que nos atan y nos impiden ver más alla de nuestras narices

    ResponderEliminar
  7. Que bonita forma de escribir semejante drama, ojala puedas ayudar a ese pobre ángel a recuperar su divinidad. Muchos cariños Parme.

    Y un beso (angelical).

    ResponderEliminar
  8. Parmenio: un verdadero drama de nuestros dias, un padre al que le importa mas lo suyo, su posicion que la felicidad de su hijo; que barbaridad, hoy se entiende menos que en mi juventud. Ahi si que era dramatico el que fueras "degenerado o pervertido", porque asi se te llamaba, no existia la palabra gay y poco se usaba la de homoxesual. Solo tienes que prestarle tus oidos y darle todo tu apoyo, esperando que poco a poco le vuelva la sonrisa. Mucha suete.

    ResponderEliminar
  9. Otro ángel caído sin merecerlo, con mucha pena y sin nada de gloria.

    Pero la culpa no la tiene el padre solamente. La culpa la tienen AMBOS.

    Uno por no aceptar. El otro por ocultar una condición.

    Ahora es tarde para los dos.

    Quizás si hubieran hablado antes. Quizás los resultados hubieran sido iguales.

    Pero las determinaciones de uno y otro lado, hubieran sido otras.

    Más pensadas. Más reflexionadas. Más racionales.

    Pero como siempre digo, 'no es lo importante, saber lo q la Vida te hace. Lo importante es saber que vas a hacer, con lo que la Vida te hace'.

    Besos...!

    ResponderEliminar
  10. hola parme, pues por un lado me alegro que conocieras a alguien como rafael, son tan luminosos en la vida de uno conoceer a seres asi, seres de luz que alegran. Lastima lo de su padre, una verdadera lastima, ojalá la herida de rafael no sea muy profunda, quiza quede cicatriz, pero sanará..hasta que el padre le "caiga" el veinte. caray, que duro.
    te mando un fuerte abrazo de año nuevo y navidad y todos los abrazos y besos atrazados que te tengo.
    cuidate

    ResponderEliminar
  11. Amigo Parmenio, pienso que hablando tu de ángel no puedes ignorar a Dios... siguiendo el razonamiento, parece que ese Dios puso un Ángel para el angelito... Como dicen los amigos, le has quitado dramaticidad y le has puesto mucha ternura. Y falta que le hace! Otro caso más de intolerancia y comprensión, todos entendemos que para un padre nada hay que el hijo pueda hacer que él como padre no lo comprenda y acompañe. Claro que excepciones sobran... Por suerte, fortuna o providencia, el tiempo cura las heridas y una buena compañía alivia las cicatrices. Sabes tú que estos días serán los más duros para Rafael y es bueno que cuente contigo. También es bueno que tengas de quien ocuparte y volcar tus afectos con provecho manifiesto. Él volverá a sonreír, emergerá maduro y golpeado, también más preparado para la vida y mayor capacidad de amar...
    Un abrazo a ambos y lo mejor para ustedes! Sarkis

    ResponderEliminar
  12. Erratas: Donde dice "intolerancia y comprensión" debió decir intolerancia e incomprensión

    ResponderEliminar
  13. En la tradición veterotestamentaria (es decir, en el Antiguo Testamento) los ángeles son siempre manifestaciones de Dios en la historia humana... ahora te toca a ti hacer lo propio, haciendo de ángel, y de manifestación del amor de Dios por Rafael, para acogerle, acompañarle, reconstruir su humanidad destruida, y que vuelva a sonreir... otro dato, RAFAEL significa en hebreo, DIOS SANA, o sea, que es un buen presagio, rezaré (no sé si esto te arrancará una sonrisa incrédula) por ambos, para que reconstruyáis juntos lo roto, lo herido...

    ResponderEliminar
  14. Qué bien narrado, queda una historia bella; pero, como dice Luck, en toda relación son dos partes; y aquí, plasmas una.

    En la Creación, cuando acabó: "... y vió Dios que TODO era bueno"; y, en cambio, se vió "obligado" a REcrear lo que sería el infierno para alojar a Lucifer, antes que aniquilarlo, ¡con lo mucho que iluminaba!.

    Seguro que Rafael conocería el desenlace; otros tardan más tiempo, o no se desvelan nunca, para no provocar malestar a quien se quiere cuasándole una sensación de fracaso existencial. ¡Cuantos casos de frustración paterna conserva la historia ante una vocación religiosa, por ejemplo! ¿eres tú el padre ideal que él buscaba al emparejarse...? no te engañes tu tampoco.

    ResponderEliminar
  15. Dale tiempo, gays o no todos tenemos que pasar por una fase de desamparo y rechazo, abandono. "Aprender a caminar sin muletas" o sin la figura paterno-protectora. Quizás su risa no vuelva a ser la misma pero será más consciente, a menos que no encuentre apoyo y se convierta en un amargado. En cierto sentido de ti depende ahora, has de ayudarle a reconstruirse.
    Cuando llegó mi momento no tuve a nadie que lo hiciera y me convertí en eso: un amargado sin ilusión, pura ficción de alegría, vacío y sin sueños.
    Un abrazo y mucha pero mucha paciencia. Os deseo suerte a ambos.

    ResponderEliminar
  16. hay algunas personas cuyo modo de ser no les permite sino malas reacciones. con este tipo de personas este tipo de mal paso es inevitable, y al mal paso darle prisa. mejor ahora que mas tarde. al menos ya puede saber en que terreno pisa y a que atenerse, con quien puede contar y con quien no. es un trance muy doloroso, pero a la larga tambien es liberador. felicitaciones por el blog

    ResponderEliminar
  17. wow! que bella y triste historia!

    Que tarado el padre!

    Que pena por rafael, espero pueda encontrar otra vez el verdadero valor de su interior!

    Tu puedes y tienes que ayudarlo!


    Un enorme abrazo!!!

    me ha gustado mucho esta entrada!

    ResponderEliminar
  18. Lo que más me gusta del post es el cariño con el que hablas de Rafael, se nota qe es alguien que te importa mucho así que dale todo tu cariño para que enseguida vuelva a ser el de siempre.

    Besos (curativos)

    ResponderEliminar
  19. Imagino que si no lo mostró antes en su casa en porque ya debía saber con que clase de cafre trataba. Es tremendo y supongo que muy duro que te ocurra algo así. Yo lo solucioné saliendo de casa lo antes posible.
    Estas cosas deberían hacernos reflexionar sobre esa falsa idea de normalización que tenemos. No la hay.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  20. Joder. Pero ése ángel del que hablas tiene suerte. Porque te tiene a tí par que cuides de él. Y le cures las alas y las heridas.

    Para que vuelva a volar otra vez con alegría.

    Sólo un ángel puede cuidar de otro ángel.

    Me has emocionado, cabrón. Cómo entiendo tu historia...

    Besos y agur

    ResponderEliminar
  21. Después de esta experiencia supongo que a Rafael le gustaría poder ser libre. Pero es dificil volar libre cuando dependes económicamente de alguien Davichini. No es fácil romper con tu vida de un día para otro y seguir adelante con la cabeza alta.

    Un beso (por intentarlo)

    ResponderEliminar
  22. Por supuesto que yo lo quiero como es, Alforte. Es esa combinación de ilusión por la vida y risas que nunca se acaban lo que me cautivó de él. Lo que no sé es como devolverselas ahora que su padre se las ha robado. Su padre no lo merece, pero sigue siendo su padre. Por desgracia.

    Un beso (con cariño)

    ResponderEliminar
  23. Yo también confío en que se pueda reconducir la situación y alcance un momento menos tenso Dany, pero de momento Rafael ha pasado por uno de los peores trances de su vida. Y nadie debería pasar por algo así.

    Le daré un beso de tu parte :)

    Un beso (de un ídolo...de azucar)

    ResponderEliminar
  24. Ojala los prejuicios se superen en la próxima generación y no tengamos que volver a ver chicos que sufren por intentar ser ellos mismos Akasha. Pero de momento nos toca lidiar con ellos.

    Gracias por pasarte por aquí, espero verte de nuevo.

    Un beso (de bienvenida)

    ResponderEliminar
  25. Lo intentaré con todas mis fuerzas G-boy, que el mundo no debería perder a gente como Rafael. Y no me gustaría que la vida le tornase taciturno y rencoroso por el daño que le ha hecho un padre que no le merece.

    Un beso (por que sé que tu lo entiendes mejor que nadie)

    ResponderEliminar
  26. Hay padres que todavía viven con la mentalidad de hace 50 años Lapeñola, creyendo que es más importante el "que dirán", "lo que pensarán los demás" y en como le puede afectar a él, que en centrarse en la felicidad de su hijo.

    Yo también vivi esa época en la que la palabra gay practicamente no existía y se utilizaban terminos despectivos para humillar a los homosexuales. Entonces no era tan consciente porque me la educación no me permitía ver el otro lado, pero si notaba que el desprecio era general. Por suerte empieza a cambiar.

    Mis oídos los tiene abiertos. Mi hombro a su disposición. Y mis abrazos no se acabarán. Todo el tiempo que lo necesite.

    Un beso (por otros tiempos)

    ResponderEliminar
  27. Ocultar la condición de homosexual no siempre es una decisión que se toma con plena libertad Lucky. Por desgracia, aún hoy en día, la mayor parte de la gente lo sigue teniendo que ocultar porque en la sociedad en que vivimos se nos sigue viendo como algo extraño, algo raro. Somos "los diferentes". Y aunque muchos ocultan su aversión de cara a los demás por ser "políticamente correctos", sus verdaderos pensamientos homofobos se les escapan a través de comentarios "sin importancia".

    Rafael pudo habérselo dicho hace años, pero ¿y si lo hubiese echado de casa con 18 años? Yo entiendo que hasta que no seas independiente económicamente no debes dar el paso si no estás seguro de que se va a recibir la noticia bien.

    Ahora hay que lidiar con esta situación. Veremos que hace "con lo que la vida le hace"

    Un beso (porque te extrañaré)

    ResponderEliminar
  28. Encontrar a gente como Rafael es una bendición en la vida Pancho. Su sóla presencia es de los que te iluminan y se hacen mejor persona cuando están a tu lado. Transmiten un aura que te hacen ser feliz. Y estoy agradecido por tenerle. Ahora intentaré restañar las heridas que su padre le han causado para que esa luz no se pierda.

    Un beso (que dure todo el nuevo año)

    ResponderEliminar
  29. Un ángel cuando es expulsado de su paraiso y baja a la tierra no encuentra a sus iguales, sólo a los humanos, con sus defectos e imperfecciones Sarkis. Yo soy uno de esos humanos, y aunque no puedo rivalizar con él en cuanto a pureza de corazón y luminosidad, si puedo aportarle ternura y amparo durante los días duros. Esas cicatrices no sé como cerrarán todavía. Es pronto. Pero espero que no dejen marcas indelebles en su corazón.

    Ojala vuelva a sonreir y esta experiencia no sea más que un mal recuerdo.

    Un beso (humanizante)

    ResponderEliminar
  30. No sé si yo tengo la capacidad de convertirme en ángel a estas alturas de mi vida OGG. Para ser un ángel hay que tener un corazón puro y el alma limpia, y yo creo que dejé esos estadios ya muy atrás en mi existencia. Lo que si puedo es intentar emularlo para conseguir que tenga un regazo donde descansar si lo necesita. Ojala esa premonición de su nombre de "Dios Sana" se cumpla y dentro de poco lo vea otra vez riendo sin parar. Reza por él que es quien lo necesita. Yo sólo necesito verle sonreir.

    Un beso (musitado como un beso)

    ResponderEliminar
  31. No me engaño con él Betulo. Ni soy su padre sustituto ni su futuro permanente. Sólo soy alguien que ha pasado por su vida y que intenta que descubra que hay muchas cosas buenas para compartir. Sólo soy alguien que disfruta de su presencia y su alegría sabiendo que un día tendrá fecha de caducidad pero que agradece cada momento que se le permite compartir.

    Y como le he dicho a Luck, hay dos partes pero no están en igualdad, y es dificil hablar claro cuando uno tiene tanto poder sobre ti. Podría haberlo hecho antes, pero visto el resultado, habría sido peor.

    Un beso (por mi parte)

    ResponderEliminar
  32. Intentaré ayudarle todo lo que pueda para que no se convierta en un amargado Joaquinitopez. Para que su risa recupere la claridad de la espontaneidad. Para que no piense que todos los que se encontrará en la vida, al final le van a hacer daño. Tu no tuviste ese apoyo y la situación te hizo daño. Puede que en ese momento, al no tener a nadie no supiste encontrar una válvula de escape para no quedarte dolido, pero ahora que eres consciente de ello puedes poner de tu parte todo tu esfuerzo para revertir esa situación. No dejes que una experiencia del pasado sea siempre quien dicte tu futuro.

    Un beso (de futuro)

    ResponderEliminar
  33. Pero aunque preveas lo que va a ocurrir y esperes ese tipo de respuesta, nunca estás preparado para ella Blackmount. Siempre crees que cuando llegue el momento todo irá bien y que tus miedos quedarán a un lado. Pero casi nunca es cierto. Ahora sabe realmente como es su padre, ¿pero realmente merece saberlo de esta forma? Dentro de un tiempo igual lo entiende, pero ahora no lo creo.

    Gracias por pasarte por aquí y comentar. Siéntete libre de hacerlo siempre que quieras.

    Un beso (de bienvenida)

    ResponderEliminar
  34. Me alegro de que te haya gustado el texto Gary, pero es fácil de escribir cuando le miras a los ojos y ves su desesperación. Sólo he puesto con palabras lo que veo en el fondo de su alma y lo que ha supuesto para mi durante este tiempo. Ahora sólo puedo intentar llenar temporalmente el vacio que su padre le ha dejado y restañar las heridas como pueda.

    Un beso (desde el interior)

    ResponderEliminar
  35. ¿Cómo no traslucir el cariño que le tengo Christian? Cuando estamos juntos su sencillez y alegría me rejuvenece veinte años. Ahora me toca a mi intentar que esta situación no le envejezca veinte a él. No sé si lo lograré porque el daño ha sido devastador, pero le dedicaré todo el tiempo que pueda hasta que vuelva a sonreir.

    Un beso (restañante)

    ResponderEliminar
  36. Ya me había hablado antes de su padre, Uno, y de que no se lo había dicho porque no lo entendería. Y así ha sido, pero ni él mismo era capaz de concebir la tremenda reacción que tuvo al enterarse.

    La normalización todavía no existe de verdad. Sólo se ha dado el paso de la "tolerancia", y sólo cuando no les toca directamente. Cuanto tienen que enfrentarse directamente a la situación, sus verdaderos pensamientos afloran con violencia. Queda mucho por hacer.

    Un beso (previsible)

    ResponderEliminar
  37. A mi me tendrá todo el tiempo que necesite Zowi, pero disto mucho de ser un ángel. Si alguna vez lo fui perdí mi inocencia hace tanto tiempo que ya ni lo recuerdo. Pero puedo mover sus alas para que recuperen su movimiento natural. Puedo refrescar su alma para que deje de quemarse tanto. Y puedo levantarle en alto para que sienta de nuevo el viento en la cara y el frescor de la vida.

    Un beso (por la emoción compartida)

    ResponderEliminar
  38. Amigo Parmenio, cómo es que ya no te reconoces ángel? Demasiados demasiado tiempo han taladrado para convencernos que no somos inocentes, a tal punto que muchos lo creen... Sin embargo si miramos detenidamente nuestro interior descubriremos cuánta inocencia aun nos queda. En verdad -estoy convencido- siempre somos inocentes ante la inocencia, nuestras experiencias, tropiezos, yerros, no son fruto de la maldad o la perversión sino de nuestra inexperiencia (recuerda el concepto oriental, no sólo es virgen quien no ha tenido experiencia de/con su sexualidad, sino también quien aun es inexperto en esas lides...) trasladado eso a la vida, nos queda mucha inocencia ante lo que debemos vivir... Qué es la bondad, la dulzura, la ternura, el amor, sino la inexperiencia hasta ingenua frente a esas situaciones a las que nos ofrendamos generosos y dulces a pesar de los riesgos... Esa sexualidad que confronta y asusta a quienes se consideran heterosexuales no es más que la fascinación terrible de la libertad y la osadía ante los convencionalismos sociales, la valentía de amar y gozar en terrenos prohibidos. Al fin, toda prohibición oculta algo deseado y temido. Esto que la palabra gay trata de dar a entender es más que un desenfado, es también una opción que excede la razón y libera el corazón arrastrando el cuerpo y su potencial de diálogo allende los confines... Teniéndote, Rafael podrá reconstruir la brecha y resultar enriquecido por esto que tanto duele hoy. Un sentido abrazo para ambos y que todo resulte de lo mejor! Sarkis

    ResponderEliminar
  39. Espero q todo le vaya bien, espero q en su familia haya gente con más cabeza y no todos le den la espalda. Tiene suerte q estés a su lado y aunque es una situación dura, seguro q os unirá mucho más en amistad o lo que pueda haber, pero tb una situación con la que tener cuidado... no lo cuides solo a él y cuidate tu tb.

    ResponderEliminar
  40. Desgraciadamente hay padres que fueron educados con conceptos erróneos del amor y el sexo... Hay ángeles que no debían tener padres, o al menos esos padres... Y en este mundo la economía lo condiciona todo, hasta el amor.

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  41. Para seguir manteniendo la mirada del ángel, Sarkis, hay que poseer todavía la pureza de la ignorancia. Y por desgracia, la edad y el sufrimiento van limando esa capa de nuestra alma en pequeñas virutas, sólo dejando la superficie rugosa del basto material con el que estamos hechos.

    Para seguir siendo un ángel hace falta que la bondad y la ternura surjan espontáneamente de nuestro ser y no sea una conducta aprendida, por mucho que sea correcta y deseada. Cuando la vida te ha golpeado tanto ya sólo puedes recordar como eran los ángeles, pero como si fuese la caverna platónica, son sólo sus sombras lo que ya ves, no la realidad.

    Como máximo podemos aspirar a ser pequeños ángeles caídos que aspiran a volver a ser lo que fueron, pero que no reniegan del pecado de la curiosidad que les llevó hasta ese lugar. Porque los homosexuales en realidad son los que han dado el paso de probar lo prohibido por la moral dominante haste reconocerse a ellos mismos. Cuantos hay que se han quedado sin atreverse a dar el paso. Yo mismo hasta hace tres años.

    Un beso (satánico)

    ResponderEliminar
  42. En eso estoy trabajando JL, en conseguir que a través de su familia podamos recomponer algo la deteriorada situación. No sé si podremos revertirla, pero al menos llegar a una situación de equilibrio de fuerzas que permita ganar tiempo para luego asaltar la determinación del padre.

    Entiendo lo que dices de que me podría salpicar y afectar, pero no es algo que me preocupe mucho. Yo tengo mi vida montada y mi independencia. Es Rafael el que todavía no entiende la vida a quien hay que salvaguardar.

    Un beso (esforzado)

    ResponderEliminar
  43. La economía es la baza brutal que ha jugado el padre en esta situación Peace-for-ever. Sabe que su hijo no tiene actualmente ingresos y no puede independizarse y vivir su vida sin él. Pero esa jugada le puede salir muy cara a largo plazo, porque puede perder mucho más de lo que imagina. ¿Hasta cuando habrá padres que sigan anteponiendo sus creencias a sus propios hijos?

    Un beso (interrogativo)

    ResponderEliminar
  44. Hola, parme como estas??? Pues que mal lo del padre del chico. Espero que todo valla mejor y ahora que va a pasar con el? ains, ando de pasada yo,pero me lei todito ehh =) un abrazoooo!!! y un beso asi enooormee, y disculpa mi ausencia =(

    ResponderEliminar
  45. Siempre eres bienvenida por aquí Brekiaz. Da igual que no vengas en un año, aquí simpre tendrás un silla esperándote :)

    Con Rafael todavía está todo en el aire. Aún no sé como acabará esta situación. Ojala que bien.

    Un beso (por volverte a ver)

    ResponderEliminar
  46. Seguro que ese ángel teniéndote a su lado, no tardará en recuperar su sonrisa. En cuanto a su padre, ya se arrepentirá de su reacción, aunque quizás cuando ya sea demasiado tarde para solucionarlo.

    Un beso!!

    ResponderEliminar
  47. Pienso que lo importante para Rafael, además de la parte afectiva que contigo seguro está cubierta, es lo que bien dices, cómo seguirá esto. Con la complicada situación económico-social en Europa y allí donde viven, deberá pensar en un sostén económico que le ayude a independizarse, en terminar sus estudios si aún no lo ha hecho; si podrá seguir estudiando o aprender un oficio, o cosas así.
    Es loable eso que intentas, de recomponer los vínculos con su padre (que como ya lo dijeron, seguro en algún momento ocurrirá) y volver a integrarse a su familia. Tal vez ya no para siempre pero sí como una base para construir su futuro con mayor tranquilidad y apoyo. Digo, porque luego de esta experiencia de ser botado y sobrevivir según pueda y le ayuden tendrá mayor madurez y tal vez ya no le cuadre tanta dominación. Mis mejores deseos para ambos y aquí sigo junto a ustedes. Sarkis

    ResponderEliminar
  48. Ufff, qué asunto tan delicado. Me es muy difícil expresar opinión. Quizás es un trance momentáneo lo que está pasando tu "ángel". No entiendo tampoco en qué circuntancias su padre pudo husmear en su ordenador. Quizás no tomó las precauciones necesarias, sabiendo lo que tenía en casa. Pero, si es una persona alegre por naturaleza, seguro que pronto le va a encontrar una salida positiva al asunto, aunque ahora todo sean lágrimas. También refleja la auténtica realidad social de las personas homosexuales, que dista mucho de la imagen de aparente respeto que se nos muestra en diferentes medios. La homofobia está ahí, tan viva como siempre, y muchos padres siguen pensando que tener un hijo marica es peor que si tuviera un cáncer. Luego está la situación de dependencia económica de los jóvenes con respecto a sus padres, que les obliga a convivir con auténticos déspotas. En fin, le deseo todo lo mejor a este chico, que seguro que pronto encontrará nuevos motivos para sonreir, y compartir su sonrisa contigo. Besos.

    ResponderEliminar
  49. Hola bb
    Pues gracias por tus visitas Parme, espero el año te sea estupendo.

    Sobre tu comentario gracias por lo que me dices y aclaro que no pongo datos personalisimos pero si comparto mis post con los que quiero y eso ha hecho que algunos se pongan sacos que no eran para ellos.

    ResponderEliminar
  50. ¡Qué belleza de panel! Eres un tío tan bello que ni siquiera los ángeles, arcángeles, tronos, dominaciones, potestades, querufines, serafines... ni siquiera toda esa variedad de seres angelicales podría destronarte.
    ¡Ni siquiera los ángeles están libres de la intoleranza y de la incompresión!
    Rafael ha de ser fuerte... supongo que será durísimo enfrentarse a eso cuando ni siquiera muchos de nosotros hemos afrontado tal situación -nunca hubiera estado dispuesto a hacerlo, porque sé que la incomprensión sería tan ardua y difícil para mí, que la tarea de exponerme tal cual ante mi familia hubiera sido muy traumática... sobre todo cuando socialmente les hubiera marcado duramente-.
    Ahí estás tú para hacer superar a Rafael -ese Ángel dulce al que ya todos acariciamos- la difícil situación en que se encuentra. Sin lugar a dudas, encontrará la luz tranquilizadora y salvadora... llegará.
    Y ¡qué bonito es tener como apoyo a una persona como tú!... sólo con leerte, lo dices todo.
    ¿Dónde estabas cuando te hemos necesitado?... Ahora eres tú el ser angelical de Rafael.

    Besos, Parme... ¡qué grande me han resultado hoy tus palabras!

    ResponderEliminar
  51. COn ayuda de los demás los malos tragos pasan antes. Eso tenía que pasarle, tarde o temprano. Tiene la ventaja de que te tiene a ti para ayudarlo.
    Un saludo!

    ResponderEliminar
  52. Lamentablemente el mundo es un plato de crudeza que se come sin digestivo e incluso los ángeles pasan por ese trance. La sonrisa volverá cuando él consiga sobreponerse, en primer lugar, y cuando coloque sus límites donde él quiera que esten. Especialmente con ese padre que es una víctima más de la incomprensión y la incultura. Parmenio, en tu mano está transmitirle todo eso que le ayudará en el camino que acaba de iniciar. Seguro que estarás para ayudarle. Un abrazo, un beso y una sonrisa, por si te faltan.

    ResponderEliminar
  53. Me conmovió tu relato, no por la adoración idealizada que podés tener de él, sino de la pérdida de la inocencia en Rafael...ese es un momento muy triste que hemos pasado todos. Yo aún la extraño. Abrazos para vos y para Rafa. Todo pasa y también, todo queda. Todo depende qué hagamos con esos restos.

    ResponderEliminar
  54. Muy bueno Parmenio, para variar. Supongo que has jugado un poco con el título a lo Maná, cuando los ángeles lloran.... supongo que el padre ha pillado un calenton del que se arrepentirá más tarde o más temprano, aunque el daño ya esté hecho. tranquilo, si es un ángel, volverá a sonreír.

    Bicos ricos

    ResponderEliminar
  55. Yo aún confío en que no sea tarde para solucionarlo Erbitxin. Prefiero conseguir que su padre recapacite a tener que llegar a un punto de no retorno o tener que esperar unos años para que se de cuenta. Sería demasido duro para todos.

    Un beso (esperanzado)

    ResponderEliminar
  56. Es complicado de saber como evolucionará todo y la situación en que quedará la familia después de una situación así, Sarkis. Las tensiones de una decisión de este tipo no sólo afectan a Rafael y su padre, pues tiene también madre y hermanos. También ellos piensan y sienten, y pude producir una fractura familiar dificil de reconducir.

    El problema económico es muy grande aquí, y las posibilidades de conseguir un trabajo a corto plazo practicamente no existen, con lo que Rafael se encontraría en una situación de desamparo total. ¿Podría solicitar ayuda al resto de su familia? Eso es algo que en este momento no sé, y sus amigos son mayoritariamente de su edad y tampoco tienen ingresos. Así que el tema está complicado.

    Obtener un mayor grado de madurez a costa de tener que sufrir un golpe de este calibre no es la mejor forma de obtenerla, porque el espíritu y el caracter pueden cambiar. Y no siempre a mejor.

    Un beso (expectante)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amigo Parmenio, me he tomado un par de días antes de escribir esto. Eso me permitió, por ejemplo, leer el aporte de Ángel con quien parece coincidimos bastante. Y es verdad que en tus escritos hay mucha ternura y buen corazón, cualidades angelicales sin duda, además de huellas de inocencia. Dejar la ingenuidad no es perder la inocencia y aunque algo desplumados seguimos siendo angelillos por la vida en busca de un cielo dónde recalar. Y si, la vida de cada quien es única, como todo rosario de decisiones (libres o poco menos) disfrutamos y/o padecemos sus consecuencias, sin descartar que los tiempos, modas, costumbres y valores nos condicionan tanto como los adultos y referentes. Pienso que no somos tanto nosotros -cada uno- que hemos reprimido el deseo y el goce, sino que las circunstancias sociales, culturales, familiares nos impusieron un modelo que entendimos era el mejor. A cada tiempo su decorado, hoy con mayor aceptación sentimos que nos hemos perdido lo mejor. Como tu entiendo que el tiempo como el sueño no se recupera, pero creo firmemente que mientras hay vida está la oportunidad de cambiar, vivir, ser uno mismo. Recordar el pasado es bueno cuando ayuda a optimizar el presente y estimo que tan cierto como que las experiencias ajenas no nos sirven -menos aun cuando somos jóvenes- y las heridas al sanar y cicatrizar tejen eso tan propio que llamamos experiencia. Es tan verdad que los dolores se sufren en absoluta soledad como que no podemos evitar que alguien sufra, y eso aumenta nuestro dolor o lo colectiviza -como todos ahora lamentamos el trance vivido por Rafael- y de alguna manera el grupo social (voluntaria o involuntariamente) ayuda en la resolución de los conflictos.
      Sigo pensando que el angelillo de Rafael tiene su ángel protector -que eres tú- y a pesar del profundo dolor padecido también la vida le otorga la oportunidad de diferenciar claramente el amor que puede ser destructivo como del buen amor y sus saludables efectos. Eres una buena persona Parmenio, a tu pesar, y quienes nos sentimos amigos tuyos agradecemos la oportunidad de disfrutarte y acompañarte por este tramo de la vida. Un abrazo desde el corazón y sigue amando y viviendo que así se teje esa inasible trama que muchos llaman felicidad. Sarkis

      Eliminar
    2. Me ha gustado la idea de que la vida nos ha dejado desplumados Sarkis :) Sigo siendo un querubín, aunque algo talludito ya. Intento ser cercano a los que me rodean y ayudar a los que ahora empiezan a vivir para evitarles, en todo lo que pueda, los sinsabores de la vida. La inocencia la perdí hace ya mucho tiempo, pero la ingenuidad aún me acompaña, y miro con ojos de niño las sorpresas que me trae la vida.

      Soy hijo de mi tiempo y mis circunstancias. Soy hijo de mi educación y mi familia. Soy hijo de las amistades que escogí o que me presentó la vida. Pero aunque puedo escudarme en todo esto para autojustificarme, en realidad soy hijo de mis miedos y mi falta de valor. Es verdad que no tuve un referente al que admirar y en el que mirarme, y que todo lo que me rodeaba era oclusivo y castrante para forzarme a reprimir lo que realmente era, pero nunca debí ocultar tanto en mi interior mi esencia. Costó cuarenta años liberarla, y uno más aceptarla como una realidad. Todo ese tiempo perdido nunca volverá, y aunque no creo en aquello del "cualquiera tiempo pasado fue mejor" que cantaba Jorge Manrique, si echo de menos lo que no fue.

      La experiencia no me consuela, pues la vida es corta y veinte años son algo inabarcable en una existencia. Han tejido con dolor y lágrimas mi actual ser, sobre todo estos últimos años, posibilitando la vida que estoy empezando a vivir ahora. Y me alegro de que al menos haya conseguido liberar mi alma de una parte de esos miedos e intentar vivir en el futuro como soy realmente, pero aún me queda mucho por recorrer y limpiar en mi interior.

      Mi alas, ahora ya atrofiadas, son con las que intento envolver a Rafael para evitarle, en la medida de lo posible, los vinagres de crecer. Es una forma de expiarme a mi mismo y que al menos esa experiencia tan dolorosa sirva para algo.

      Gracias por acompañarme y por llamarme amigo.

      Un beso (de alguien que intenta ser feliz)

      Eliminar
  57. El enterarse de la homosexualidad de Rafael fue un simple cúmulo de casualidades y mala suerte Roberto. No hubo intención por parte de sus padre de husmear en su portatil porque sospechara algo, sino que accedió a él para mirar unas cosas y se encontró con algo que probablemente le habría gustado no saber. Vivir una doble vida no es fácil y a veces se cometen errores imperdonables.

    Aunque aparentemente la sociedad ya ha admitido la homosexualidad en España y existen derechos y leyes como el del matrimonio igualitario, la realidad es que por debajo todavía subyacen los prejuicios atávicos que se vienen transmitiendo desde hace mucho apoyados por las religiones monoteistas. Probablemente harán falta una o dos generaciones más para que se interioricen estos derechos y se normalice la situación. Y hasta entonces, el nivel de dependencia de los jóvenes con sus padres hará que muchos permanezcan en el armario, asustados por lo que pueda pasar.

    Un beso (contra la homofobia)

    ResponderEliminar
  58. Lo que te ha ocurrido a ti con algunos de tus amigos, Alvaro, es la razón por la que yo decidí ocultar incluso la ciudad donde vivo. Para que no se sintiesen aludidos por lo que yo contaba, o incluso, como te ha pasado a ti, que se malinterprete lo que dices dándole otro sentido totalmente diferente al real. Hace no mucho escribí una entrada precisamente sobre este tema que se llamaba "Anonimato".

    Un beso (porque yo si se que escribes sin malicia)

    ResponderEliminar
  59. El ángel que había en mi murió hace ya muchos, muchos años, y ahora me conformo con intentar descubrirlos entre la ingente multitud que me rodea. Vivo del reflejo de ellos en mi. Soy como una luna que brilla bajo el reflejo del sol pero que no emite luz propia aunque se esfuerce. Tuve mi oportunidad pero la diapidé en años vanos. Y ya que no puedo recuperar esa condición, al menos intento ayudar a los que si lo son para que no les pase lo mismo que a mi. Toda esa cohorte celestial alegran mi día a día cuando los encuentro. Y soy féliz con su compañía.

    Si yo mismo tengo miedo de salir más del armario para enfrentarme con valentía con toda la gente que me rodea y soy independiente económicamente, no quiero ni imaginar lo que sufren todos los jóvenes como Rafael que tiene que vivir obligados a bajar la cabeza ante la posibilidad de ser expulsados. Es una frustración que puede provocar la ansiedad y la baja autoestima. Ojalá un día hablemos de esto en pasado.

    ¿Dónde estaba yo cuando vosotros erais jovenes? Pues perdido dentro del cuerpo de otra persona que no era yo y que no se atrevió a vivir su vida cuando tocaba. Cuando al final me atreví a quitarme el disfraz mis alas se quedaron en él.

    Un beso (porque tu si eres de verdad un... ángel)

    ResponderEliminar
  60. En eso confío Pablo Beceiro, en que Rafael no se sienta solo en estos momentos y que sepa que no le han abandonado los que le quieren. Que no todos los que se va a encontrar en la vida se van a comportar igual. Y aunque algún día se habría tenido que enfrentar a este problema, hacerlo cuando no se está preparado lo hace mucho más duro.

    Se que hace tiempo que sigues el blog y me alegro de que te hayas animado a escribir esta vez. Espero verte en el futuro... si quieres :)

    Un beso (de bienvenida)

    ResponderEliminar
  61. La vida es muy dura Melvin, y los humanos nos esforzamos en hacérsela aún más dura a los que nos rodean. Su padre es víctima de los prejuicios, pero una víctima que se convierte en verdugo es que ha dejado su humanidad perdida en algún lugar. Ojala encontremos un resquicio por donde volver a colocársela. Yo estoy haciendo todo lo que puedo, que no es mucho, para que Rafael no abandone definitivamente la sonrisa.

    Un beso (por tus sonrisas que siempre necesito)

    ResponderEliminar
  62. La pérdida de la inocencia es un tema que me duele profundamente Duc de Charlus, y siempre que puedo intento evitar que la gente se quede sólo con la parte mala de los gestos y las personas. Intento encontrar algo positivo en cada situación y hacérselo ver a los que lo necesitan. No me sorprende que la extrañes. Yo también lo hago. Cada día.

    UN beso (todo lo inocente que puedo)

    ResponderEliminar
  63. Me gustaría poder decir que mis conocimientos musicales son tan amplios que juego con los títulos de las canciones Pimpf, pero debo reconocer que mis limitaciones en este campo son tan amplias que ni conocía la canción. La acabo de escuchar ahora por primera vez. Es por esto por lo que cuando los que sabéis ponéis videos, yo los escucho siempre para descubrir canciones preciosas que nunca oiría sin vuestros consejos.

    Ese calentón del padre es el que estamos ahora intentando enfriar para que el arrepentimiento no sé de dentro de unos años sino lo más pronto posible. Y sobre todo estoy dedicando mucho tiempo para que Rafael no lo interiorice como algo inevitable. Esa sonrisa no se debe perder.

    Un beso (sin banda sonora)

    ResponderEliminar
  64. "Cuando al final me atreví a quitarme el disfraz mis alas se quedaron en él".
    ¡Ayyyy! Me resultas tan buena gente que no puedo soportar que olvides esas alas que llevas. Sí... puede ser que todos llevemos un disfraz, que a veces tengamos que desprendernos de él, que en muchas ocasiones no podamos... pero no por ello, dejas de ser el ángel que se esconde dentro.
    Parmenio... no cambies ese supusto disfraz por el disfraz de un supuesto amargamiento por el tiempo perdido, porque el tiempo nunca se pierde. Nos da y nos quita; lo que a tí te dió antes, quizás al resto nos lo dio después. Lo que a nosotros pudo darnos tempranamente, a otros lo dará en otro tiempo. La vida es así: con sus encuentros y sus desencuentros. Todos llevamos pesas en las alas... y la vida nos ha ofrecido sus delicias de la forma que ha considerado oportuna.
    Quiero decirte que no te lamas las heridas de unas supuestas ocasiones perdidas. La vida te ofrece en este momento salir de ese disfraz, o al menos, poder disfrutar lo que antes no pudiste. Nunca es tarde... y me niego a aceptar que sea tarde para tí o para nadie. No hay que anclar el pensamiento en el pasado... nunca. Porque si así lo haces, mañana te lamentarás de lo que dejaste de disfrutar hoy.
    Con 20, con 30 o con 40... yo me perdería muy a gusto entre tus alas... y como yo, mucha gente.
    No es momento de lamentaciones por las "plumas" perdidas, sino del disfrute de las alas que dios te dió.
    Besos, guapetón!... disfruta y hazlo como tú sabes (y a mí me gustaría... jajaja!)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes toda la razón del mundo Ángel, pero cuando echo la vista atrás hacia mi vida, no puedo evitar ser consciente de que dilapidé mi juventud engañándome a mi mismo. Han sido 20 años en los que no fui quien era, sólo alguien con un disfraz. Ni siquiera vivía sino que deambulaba día a día sin ilusiones. Ha sido una juventud carente de afectos e intereses que dejó pasar el tiempo sin darse cuenta de lo que estaba desperdiciando.

      Intento ser optimista y pensar que al menos con cuarenta años conseguí zafarme de ese disfraz que me aprisionaba. Pero las alas de ese ángel ya estaban atrofiadas y nunca más las podré usar de nuevo. Ahora soy consciente de los ángeles que me rodean y los miro con un poco de envidia soñando que vivo un poco a través de ellos. No podré volar nunca más pero al menos intento andar todo lo rápido que puedo para que el aire no se me escape de nuevo.

      No vivo amargado por el pasado, pero no puedo evitar mirar atras con melancolía. Ahora me siento como un actor griego con la doble máscara de la risa y el llanto. Ando hacia adelante con la de la comedia puesta, pero tengo la de la tragedia a mi espalda.

      Un beso (que ahora lo doy con una máscara de sonrisa)

      Eliminar
  65. Compañero es triste que aveces te borre quien quieres la sonrisa de golpe, y que las ilusiones se tornen en dolor, sobre las alas , nunca te desprendas de ellas, yo aun creo que las tengo, solo que la vida las a tornado negras y pesadas, pero mas pesado es el dolor que llevamos dentro si no sabemos despojarnos de el.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las alas las sigo llevando detrás Xas, pero las noto frías y pesadas. A veces me siento y las acaricio lárgamente pensando como sería volar con ellas, pero sé que no funcionarán, y entonces me levanto y empiezo a caminar hacia un destino incierto, pero siempre hacia adelante. Sólo de vez en cuando vuelvo la vista atrás, veo el camino recorrido y entonces vuelvo a ver las alas. Y me siento un rato antes de seguir. Otra vez. Adelante.

      Un beso (porque tienes alas y eres consciente)

      Eliminar
  66. Es muy triste, pero no hay que perder la esperanza. Los ángeles a veces cortan sus alas, pero vuelven a salir con más fuerza.

    Lo que me ha flipado, ha sido la sensibilidad de tu escrito. Eres un artista.

    Besitos popfilácticos

    http://popfilaxis.blogspot.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si realmente tuviera la esperanza de que las alas crecieran de nuevo popfilaxis, me las arrancaría de cuajo para favorecer su aparición, pero me temo que no es más que una vana ilusión que nos contamos para creer que todo puede pasar. Ojala.

      Gracias por tus palabras sobre mi escrito. Me alegra que te hayas pasado por aquí y hayas decidido acompañarme un rato. Pasa hasta donde quieras y hazte un hueco si quieres quedarte. Aquí siempre hay sitio.

      Un beso (de bienvenida)

      Eliminar
  67. Cari, pero con tú ángel tenías sexo real o era virtual? Qué cosas, el mío se llamaba Gabriel y el tuyo Rafael, se ve que los ángeles de follar, son en realidad arcángales... los ángeles de a pie, son solo para vigilarte como una sombra, jaja

    Bezos.

    ResponderEliminar
  68. Con mi ángel el sexo es tan real que a veces no termino de creerme que estamos en la tierra Thiago. Intento ser bueno para que venga a premiarme de nuevo una y otra vez :)

    Y si los que follan son arcángeles y no ángeles, es porque tienen más oportunidades jajaja, que los mandan a la tierra una y otra vez mientras que los ángeles rasos sólo pueden asomarse a la ventana y soñar con un ascenso.

    Un beso (porque nunca te fuiste)

    ResponderEliminar
  69. Hace mucho tiempo que te leo pero nunca me habia decidido a comentar, no se si por pereza o porque escribes tan bien que da miedo decir cualquier tonteria fuera de lugar, pero esta vez no he podido resistirme...no sabes lo muchisimo que me identifico contigo en tantisimas cosas que he leido en este blog a pesar de que solo tengo 24 años, pero yo tambien lleve una mascara muchos años y como tu angel ahora estoy afrontando una situacion similar(por no decir identica) con la diferencia que no tengo la suerte de tener un Parmenio en el que apoyarme, un abrazo.

    Cuida de el!

    ResponderEliminar
  70. Pues me alegro mucho que te hayas decidido a escribir Jordan. La pereza la entiendo, que yo soy un gran seguidor de ella :) pero miedo no tengas a decir lo que piensas sobre lo que escribo, que ya ves que yo la mayor parte de las veces escribo con el corazón y no con la cabeza. No existen comentarios fuera de lugar si opinas sobre mis textos, pues unas veces estarás de acuerdo con lo que cuento y otras veces te parecerán tremendas tonterías. Yo leo siempre con mucho interés vuestros comentarios, porque muchas veces aportáis puntos de vista que enriquecen mi pensamiento. No me considero infalible, más bien al contrario, si no no estaría escribiendo estas historias tan personales.

    Una de los grandes revelaciones de escribir el blog ha sido descubrir que muchas cosas que me pasan a mi, y que yo creía sólo referidas a alguien de mi edad, son intemporales
    y que gente muy joven las identifica como partes de su vida. Dices que has llevado una máscara muchos años como yo. Por lo que estoy viendo es que, por desgracia, es algo común entre los que nos identificamos como gays. Por suerte las nuevas generaciones empiezan a librarse de este problema poco a poco. Pero aún quedan muchos que les toca sufrir. Como tu. Como yo. Pero tu tienes una ventaja sobre mi, casí 20 años de ventaja para ser más exacto. No desperdicies ese tiempo como hice yo. No merece la pena. Te lo aseguro.

    Siento que estés pasando por una situación tan dura como la de Rafael. Viéndolo a él puedo imaginar tu sufrimiento. Nadie debería pasar por algo así. Es una crueldad innecesaria. No te abandones y piensa que siempre hay segundas oportunidades. Apóyate en alguien durante estos momentos, alguien con quien poder hablar cuando lo necesites y que tengas a mano. Un amigo, un hermano, un primo, un compañero de trabajo, y si necesitas desahogarte por escrito aquí me tienes. No te lo guardes para ti. Hablar y compartir ayuda a soportar los malos momentos. Yo no tengo a nadie a quien contarle lo que pienso y lo hago a través de este blog. Y ayuda. Mucho.

    No pienses que el mundo se acaba por sufrir el rechazo de la familia. Es un golpe muy duro, lo sé, pero la vida es muy larga y los malos momentos se diluyen cuando llegan los buenos. Y la gente cambia de opinión. Estos golpes nos endurecen y nos permiten afrontar el futuro con un coraza, pero no permitas que esa coraza te aisle de los demás. Es lo que hice yo y ahora me cuesta mucho quitármela. Sigue adelante y piensa que la campaña esa de "luego todo mejora" no es sólo una campaña mediática. Es cierto. Yo lo estoy descubriendo, aunque sea a pequeños pasos. No lo dudes.

    Le daré recuerdos tuyos a Rafael, que seguro que los agradece.

    Y muchas gracias a ti, por haberte animado a escribir. Aquí estaré si lo necesitas.

    Un beso (y otro de parte de Rafael)

    ResponderEliminar
  71. Por suerte tengo amigos y primos en los que apoyarme y asi la vida parece mas facil de lo que realmente es...Pero aun asi es una mierda verte fuera de tu casa por algo que tu no elegiste, yo como rafael quizas cometi el error de ocultar algo demasiado tiempo y que mis padres se enteraran de la manera menos adecuada, pero todos cometemos errores y me daba panico pensar en lo que ahora estoy viviendo, en no poder acabar mi carrera y en miles de cosas mas... Pero como se suele decir las mentiras tienen las patas cortas y antes o despues todo estalla y a mi me estallo en los morros en el ultimo año... Y a pesar de que como tu dices, hay cosas que te hacen mas fuerte, es duro verte muchas veces solo y viviendo casi de prestado...y esq esta vida aveces es una jodida furcia, pero tranquilo si algo tengo es optimismo y se que la tormenta pasara y el sol volvera a salir y sino lo intentare en climas mas calidos...un abrazo parmenio, me encanto que me contestaras.

    ResponderEliminar
  72. ¿Piensas que haberlo ocultado todo este tiempo es un error, Jordan? Yo creo que no, que hiciste bien. Por desgracia situaciones como esta siguen produciéndose hoy en día y si lo hubieses contado hace años, cuando descubriste que eras gay, quizá siendo un adolescente, te habrías sentido totalmente atrapado. Tu conocías perfectamente a tus padres y temías, con razón, una reacción como la que han tenido.

    Ahora tienes 24 años y estás a punto de acabar la carrera. Tienes amigos y primos que te apoyan y que te permitirán encauzar tu vida. Eres un adulto y tienes capacidad de reacción y de sobreponerte a esta situación. Y por lo que veo (y me gusta) una fortaleza mental superior a la media para salir adelante.

    No pienses que estabas mintiéndoles. No lo hacías. No miente quien se encuentra en una situación de desventaja sino que se protege de las reacciones desproporcionadas. ¿Acaso piensas que un judio que negase su religión a un Nazi estaba mintiendo? No, lo hacía. Simplemente porque la otra parte no era capaz de asimilar la verdad. No es un problema de verdad o mentira, sino de admitir la realidad o no. Y tus padres no han sabido asumirla.

    La vida es muy puñetera y cuando sufres golpes como este te planteas que has hecho para merecer una situación así. Nada. No es culpa tuya. Tu naciste como gay y no puedes hacer nada por cambiarlo. Pero tu has llegado hasta aquí a pesar de todo. Los espartanos mataban a los niños recien nacidos que no cumplían los cánones establecidos. Los gays no cumplimos esos estándares actuales, pero por suerte hoy podemos reconducir nuestra vida.

    No pienses que vives de prestado. Todos nos apoyamos en otras personas. En los padres, en la familia, en los amigos. Y cuando podemos los apoyamos nosotros. Y esos apoyos no siempre son biunívocos. No dejes que la amargura te invada y apoya a alguien cuando te lo pida, aunque sea un desconocido. Y cuando notes su agradecimiento te darás cuenta que la vida, aunque jodida merece la pena disfrutarla.

    Vive tu vida y exprímela todo lo que puedas.

    Un beso (y un abrazo)

    ResponderEliminar
  73. Joder con algunos padres... prefieren ver a sus hijos destrozados, tristes y sufriendo antes de verlos sonreír. No entiendo nada. El mundo al revés!

    Besos

    Ut

    ResponderEliminar
  74. Todavía hay que avanzar mucho en esta sociedad si en uno de los paises con más derechos para el colectivo LGTB todavía pasan estas cosas Ut. Los prejuicios religiosos están todavía haciendo mucho daño hasta el punto de que un padre prefiere perder un hijo antes que aceptar algo que no hace daño a nadie.

    Un beso (al derecho)

    ResponderEliminar
  75. Alguna vez, quizás, tuve un angel, que vino a mi curioso y con ganas de aprender a volar, con ganas de estrenar alas; en ese entonces yo tenía incluso miedo a volar, tenía alas pero preferí caminar. Tuve mucho miedo y tras 3 años ese angel o demonio quizás, ahora dudo mucho de eso, decidió agitar las alas con más fuerza y dejó el hogar. Tengo casi 30 y él casi 22; vuela otros aires mas novedosos, un espacio más amplio, viviendo lo que debió ivir y lo que yo nunca quise vivir. Lo cierto es que mis alas están curadas ya y de a poco empieza a ver que son fuertes, no quiero volar y esponerme, vuelo lo necesario, vuelo con cautela.

    Tu angel tiene las alas heridas, pero descuida que las heridas sanan, verás que no todo es malo; ten en cuenta que muchos padres actúan mal ante esto, los padres de mi angel actuaron similar, siempre le dije a mi angel que se ponga en ellugar de ellos, muchas veces ellos no nos odian es solo que en su desesperación no nos saben amar.

    ResponderEliminar
  76. Como tu Luco, tuve mis alas atrofiadas muchos años y no me atreví a desplegarlas cuando era su momento. Aún ahora sólo me atrevo a moverlas lévemente sin extenderlas del todo. Ha sido demasiado tiempo ignorándolas y aún ahora tengo miedo de que sean demasiado frágiles para sostenerme.

    Tu ángel surcó nuevos vientos hacía los que tu no te atreviste a seguirle, pero te sirvió para descubrir que no podías seguir caminando toda la vida sin perderte lo mejor que esta te podía ofrecer. Vuela, vuela sin miedo, que la cautela te guíe pero sin volver a posarte de nuevo.

    Rafael ha volado hace poco hacia tierras lejanas y aunque lo echo de menos, sé que es lo mejor para él. Sus padres, aunque todavía mantienen un pequeño resquemor empiezan a aceptar que el amor tiene muchas caras y que no siempre la que nos gustaría es la mejor para su hijo.

    Me alegro de que te hayas pasado por aquí. Si quieres hay un hueco para ti y tus alas. Vuelve cuando quieras.

    Un beso (de bienvenida)

    ResponderEliminar